Sábado, 15 de Diciembre de 2007

"Palestina nos pertenece"

Hamás celebra en Gaza el veinte aniversario de su fundación

EUGENIO GARCÍA GASCÓN ·15/12/2007 - 22:25h

100.000 personas se reunieron para celebrar el 20 aniversario de Hamás. AFP

"Hemos venido para defender los principios de nuestra lucha y para expresar nuestra repulsa a la ocupación. Estamos con Hamás y aguantaremos el embargo aunque nos pongan de rodillas", afirma
Fátima mientras pasea por la plaza con su esposo Jaled al-Musayem.

El dentista Jaled se casó con Fátima hace poco más de un año y sus ideas tampoco dejan lugar a dudas. "Toda la tierra de Palestina nos pertenece. No distinguimos entre Gaza y Tel Aviv. Nos robaron la tierra por la fuerza y la recuperaremos por la fuerza. Israel no entiende otro lenguaje".

Cuando se le pregunta por Fatah, Jaled sonríe con ironía. "Hay dos Fatah", explica. "Está el que inició la resistencia y está el que quiere renunciar a nuestros derechos y a nuestra tierra".La plaza Katiba, la mayor de Gaza, estaba ayer a rebosar. Tal vez más de 100.000 personas, hombres, mujeres y niños, celebraron en un ambiente festivo el vigésimo aniversario de la fundación de Hamás.

Durante toda la mañana, oleadas de gente de toda condición entraban y salían de la plaza, lo que hace muy difícil calcular cuántas personas estuvieron allí en un momento u otro.

Voluntad de Dios

El orador principal, el primer ministro, Ismael Hanniya, fue claro: "Existe una ley universal según la cual las potencias terrenales se desmoronan y al final prevalece la voluntad de Dios. Israel no será una excepción y los buenos musulmanes sabrán esperar".

Millares de banderas verdes con la inscripción de "No hay más dios que Dios y Mahoma es su profeta" ondeaban al viento. En la tribuna, detrás del estrado, destacaban los retratos del jeque Ahmad Yasin, fundador de Hamás, Jaled Meshal, el líder exiliado en Damasco, y del propio Hanniya.

Hamás se fundó una semana después de que comenzara la primera intifada, cuando el inválido jeque Yasin se reunió con un grupo de ardorosos jóvenes y se convirtió en su mentor espiritual.Sus ideas islamistas calaron rápidamente en la población.

El grueso de jóvenes que fundaron el movimiento habían regresado a Gaza desde Egipto, donde habían estudiado y se habían empapado del ideario islamista de los Hermanos Musulmanes.

Su intención era regresar al islam primigenio y erradicar las corrupciones materialistas fruto de la injerencia occidental. Recuperar el islam original no se podía hacer sin expulsar a Israel y de ahí que lalucha armada formara parte de su ideario.

Los israelíes recibieron a Hamás con los brazos abiertos. Muchos de sus líderes, incluido Simón Peres, se desplazaron a Gaza para confraternizar con el jeque Yasin y ofrecerle su ayuda.

Cuando se fundó Hamás,en el barrio de Radwan en Gaza había sólo un lugar de oración. Los israelíes no pusieron pegas a que en la franja se construyeran mezquitas por doquier con dinero saudí. Pensaban con ingenuidad que la ayuda a Hamás era su mejor arma contra Fatah.
"La revuelta empezó con piedras, pero pronto se decidió utilizar todo tipo de medios.

Desde el principio Hamás aspiraba a liderar la insurrección y, aunque era una fuerza nueva, en seguida consiguió su objetivo", explica Fawzi Barhum, portavoz de Hamás."En estos veinte años se han modificado los modelos de la resistencia, pero el objetivo de Hamás sigue siendo el mismo: guiar al pueblo hacia el futuro.

Ahora estamos mejor organizados y somos más disciplinados y efectivos que en 1987", añade Barhum. Los accesos a la plaza Katiba están controlados por hombres de Hamás, policías y milicianos que registran a conciencia cualquier paquete o bolsa que llevan los manifestantes.

Avance a Cisjordania

Barhum cree que en poco tiempo Cisjordania también será de Hamas. "El 61% de los palestinos de Cisjordania votaron a Hamás en las últimas elecciones. Es cierto que ahora sufrimos un embargo terrible, pero la gente se da cuenta de que Hamás defiende sus intereses y no es corrupta".

El sastre Jaled también ha acudido a la plaza. "No soy militante de Hamás, pero sí que les apoyo. Los de Fatah son corruptos, quizá no lo sean todos, pero sí la mayoría". Algunos observadores creen que el feroz embargo que Israel ha impuesto sobre la franja con el apoyo de Estados Unidos y la Unión Europea terminará dando resultado y doblegando a los islamistas.

Sin embargo, la opinión de la mayoría de los palestinos de la calle es muy distinta. Casi todos se dicen dispuestos a resistir y a soportar sin rendirse las privaciones y los sufrimientos que sean necesarios.