Archivo de Público
Sábado, 2 de Enero de 2010

"Falsa alarma" en Barajas

Estaba situada en la planta 0 del citado módulo, que fue desalojado y acordonado quince minutos antes

EFE ·02/01/2010 - 13:26h

EFE - Restos de la mochila sospechosa que fue explosionada por la Policía en Barajas.

Las Fuerzas de Seguridad del Estado han explosionado en torno a las 13.00 horas de hoy una mochila sospechosa en el módulo D del aparcamiento de la T-4 del aeropuerto de Madrid-Barajas.

La mochila estaba situada en la planta 0 del citado módulo, que fue desalojado y acordonado quince minutos antes de que los agentes procedieran a la explosión controlada.

Sin explosivos

Fuentes de las fuerzas de seguridad han informado a de que la mochila "no contenía explosivos", una vez analizados los restos de la detonación.

Asimismo, el ministro del interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha afirmado durante la rueda de prensa en el Ministerio del Interior, en la que ha informado de los datos de siniestralidad en las carreteras en 2009, que" se trata de una falsa alarma". No ha dado más detalles.

Ya se ha reabierto el módulo D

Una vez concluida esta operación de control, se ha reabierto el módulo sobre las 13.20 horas para que los ciudadanos pudieran acceder al aparcamiento.

En este mismo aparcamiento fue donde ETA hizo estallar una furgoneta-bomba el 30 de diciembre de 2006, que causó la muerte de dos ciudadanos ecuatorianos y que supuso el final de la tregua que mantenía entonces.

La mochila se encontraba debajo de un vehículo marca Mercedes que estaba estacionado en la plaza número 614 de la planta 0, según han informado a Efe fuentes aeroportuarias.

Uno de los perros de la Policía fue el que levantó la sospecha al quedarse sentado junto a la bolsa, lo que llevó a acordonar la zona e impedir el tránsito de las personas.

Una mujer que acababa de dejar en la T-4 a su hija, quien iba a volar a Budapest, ha explicado a Efe que al dirigirse al aparcamiento varios policías le han dicho que no podía pasar por seguridad y que tenía que dirigirse a un descampado cercano, donde había ya varias decenas de personas.