Archivo de Público
Sábado, 2 de Enero de 2010

El Gobierno asegura que España marcará "el rumbo de la UE en esta década"

Por la importancia de las decisiones que se deberán tomar en áreas como la economía y la seguridad

EFE ·02/01/2010 - 12:12h

EFE - El secretario de Estado para la Unión Europea, Diego López Garrido.

El secretario de Estado para la UE, Diego López Garrido, ha asegurado que la presidencia europea de turno que le corresponde a España en este semestre marcará "el rumbo de Europa en la próxima década" por la importancia de las decisiones que se deberán tomar en áreas como la economía y la seguridad.

López Garrido ha afirmado que el mandato europeo otorgará a España durante este semestre una "capacidad de influencia excepcional" para aumentar su peso en el mundo.

"Va a ser una presidencia en la que el sello de España va a estar presente y España va a marcar en su presidencia, es su gran responsabilidad histórica, lo que será la UE en la próxima década, en las líneas de economía, empleo, derechos humanos, política exterior o protección de la mujer frente al maltrato", ha explicado.

Una gran oportunidad

A juicio del secretario de Estado, se trata de una "gran oportunidad" para España, aunque ha puntualizado que no será una presidencia centrada "sólo en los intereses españoles", sino en los de los Veintisiete países y los 500 millones de europeos.

Cree que el respaldo que han brindado al Gobierno los partidos políticos, empezando por el PP, los sindicatos, los empresarios y la sociedad civil en general hacen confiar en el buen resultado de esta etapa.

"Con esos apoyos y con el acuerdo de los socios europeos, sí que va a ser una presidencia muy importante, que marcará el rumbo de la UE para la próxima década", ha remarcado.

Recuperación económica

López Garrido ha hecho hincapié en que la recuperación económica será el gran reto de estos seis meses, con la meta de sentar las bases de un modelo de crecimiento "más estable y más sano", que genere "empleo de calidad" y que tenga un "fuerte contenido social".

Se ha mostrado convencido de que España tiene entidad suficiente para liderar la salida de la crisis, a pesar de ser uno de los Estados miembros que más se ha visto afectado.

Ha recordado que las propuestas de España sobre el sector financiero ya fueron adoptadas por el G-20, lo que da prueba de que España "es un país respetado y que va a trabajar para que el conjunto de la UE, todos, salgamos de esta crisis reforzados".

Estímulos fiscales

El secretario de Estado se ha inclinado por ir retirando "poco a poco" los estímulos fiscales para reducir el déficit público, aunque ha considerado prematuro que se haga del todo en 2010 en el caso de España.

"Sólo cuando se vea que la economía recupera su aliento y empieza a crecer de forma sólida, sólo entonces retiraremos las ayudas", ha aseverado.

La presidencia española, la cuarta desde la adhesión a la UE en 1986, será "muy ambiciosa, muy reformadora, y no va a ser continuista", ha añadido López Garrido.

Máxima fuerza

Ha garantizado que España dará la "máxima fuerza" al presidente estable del Consejo Europeo, el belga Herman Van Rompuy, y a la Alta Representante para la Política Exterior, la británica Catherine Asthon, las dos nuevas figuras creadas por el Tratado de Lisboa.

Otro de los objetivos, según López Garrido, será situar a los ciudadanos en el centro de la acción política de la UE -"necesiamos europeos de corazón, no sólo de cabeza"-, consolidando derechos como el de la igualdad entre hombres y mujeres y encarando desafíos pendientes como el de la violencia de género.

Respecto a la política exterior, ha destacado la importancia de la cumbre UE-Estados Unidos que se celebrará en Madrid el 24 de mayo con la participación de Barack Obama, en la que la seguridad será un asunto central ante la amenaza del terrorismo de Al Qaeda.

Esta cooperación, según López Garrido, debería abarcar todos los ámbitos -"judicial, policial y legal"- y debería poner de relieve que la UE actúa con "unidad y cohesión".