Sábado, 15 de Diciembre de 2007

Cinco medallas se quedan colgadas

El Comité Olímpico Internacional se bloquea al decidir el futuro de las preseas de Marion Jones en Sidney.

IGNACIO ROMO ·15/12/2007 - 21:44h

EFE - Marion Jones posa con sus cinco medallas en Sydney 2000.

No es una decisión fácil. Marion Jones ha dejado el palmarés de los Juegos Olímpicos de Sidney como un erial. Las cinco medallas que obtuvo la velocista estadounidense buscan ahora dueño, igual que los personajes del dramaturgo Luigi Pirandello buscaban autor. El Comité Olímpico Internacional ha tomado esta semana una decisión. Por muy cómico que pueda sonar, la decisión es posponer la decisión.

Existen dos obstáculos fundamentales que bloquean la salida a este espinoso asunto. El obstáculo número uno es de origen griego. Se llama Ekateríni Thánou y su peripecia da para escribir todo un libro, un libro vergonzoso y lleno de trampas. La velocista griega ya ha cumplido su sanción de dopaje de dos años tras el escándalo de los Juegos deAtenas, donde fingió un accidente de tráfico para eludir un control de dopaje.

El dilema de Thánou

El COI sabe que si la medalla de oro de los 100 metros pasa a Thánou (que cruzó la meta en segunda posición) el palmarés de Sidney quedará empañado. Por el contrario, es difícil demostrar que la griega -cuyos problemas de dopaje comienzan oficialmente en 2004- ya se dopaba en el año 2000. Para presionar en este sentido, los abogados de la griega ya han anunciado que se querellarán de forma automática si el COI no les otorga la medalla de oro.

Existe un segundo problema que complica el traspaso de medallas. Es el eterno lío de las pruebas de relevos. Cada vez que aparece un caso de dopaje en un equipo de relevos se plantea el siguiente dilema. Por un lado, un cuarteto con una atleta dopada no merece medallas. Por el otro, las estadounidenses que compartían equipo con Marion no son culpables de que se dopara.

El COI sigue deliberando. Sus directivos se han encontrado con uno de los casos más difíciles de la historia a la hora de impartir justicia. Una decisión que es muy complicada se mire por donde se mire. Pero es urgente tomarla y volver a ubicar cinco medallas que se han quedado colgadas pendientes de una nueva dueña.