Archivo de Público
Viernes, 1 de Enero de 2010

¿Cambiarán los estadios del Mundial 2010 la imagen de África?

Reuters ·01/01/2010 - 10:48h

Los estadios del Mundial de Sudáfrica podrían cambiar la imagen de África, o representar mediante espectaculares monumentos la extravagancia y derroche de un país que todavía lucha por transmitir los frutos de la democracia.

Sudáfrica ha convencido a los escépticos que dijeron que los estadios no estarían terminados a tiempo para el torneo del próximo junio y está cerca de completar los diez escenarios, comparables con los mejores del mundo.

Pero mientras esta controversia ya se ha olvidado, el debate sobre si el primer Mundial de África debería haber sido más modesto no ha disminuido, utilizando estos millones de dólares para ayudar a una población que vive en la miseria 15 años después del final del Apartheid.

Cuando Pretoria ganó en 2004 la organización del Mundial de 2010, se estableció un presupuesto para los estadios en torno a los 3 millones de rands (270 millones de euros). Tras la inclusión de dos estadios más y algunos revestimientos arquitectónicos deslumbrantes, el gasto ha ascendido al menos hasta los 13 millones de rands (1.180 millones de euros).

que alimenta la aterradora tasa de crímenes violentos de Sudáfrica - construyendo millones de viviendas para sustituir las barriadas de la época del Apartheid y combatir la mayor cantidad de casos de sida del mundo. Critican que muchos de los estadios se quedarán rápidamente en desuso como reliquias después del torneo.

"Cuando construyes estadios enormes, estás quitando estos recursos... de construir escuelas y hospitales y después te quedarás con enormes estructuras vacías... se convertirán en elefantes blancos", dijo el activista anti- apartheid Dennis Brutus en la reciente película documental Fahrenheit 2010.

"¿Será posible alguna vez que un político del partido (gobernante) ANC, que dice tener el apoyo de los negros pobres de este país, vaya y permanezca en algunas de estas áreas pobres y justifique por qué el gobierno creyó conveniente gastar 1.000 millones de rands o más en un estadio? No se puede hacer", dijo Frans Cronje, consejero delegado del Instituto Sudafricano de Relaciones Raciales, a Reuters.

ARGUMENTO

Pero hay otro punto de vista del argumento que dice que el Mundial por fin da a África la oportunidad de revertir los estereotipos de hambruna, pestilencia y guerra que todavía dañan al continente.

El arzobispo Desmond Tutu, nobel de la paz y héroe anti-apartheid, ha dicho que el Mundial tendrá un gran impacto para la gente negra al igual que la elección del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y dará un nuevo motivo de orgullo a una nación dividida.

"Con todas las cosas negativas que están pasando en África, este es un excelente momento para nosotros. Si vamos a tener elefantes blancos, que así sea", añadió.

Varios economistas también han dicho que las obras de construcción del Mundial han amortiguado la recesión mundial en Sudáfrica y contribuirán con cerca de 56.000 millones de rands (unos 5.000 millones de euros) a la economía. "Ha sido una enorme bendición para Sudáfrica en vistas de la recesión", apuntó Gillian Saunders de la consultora Grant Thornton.

que en el pasado a veces tuvieron que ir con la gorra en la mano a los estadios de rugby dirigidos por blancos para ver los partidos.

"Bajo el gobierno del apartheid, las facilidades del fútbol en las zonas desfavorecidas fueron descuidadas y había una completa falta de reconocimiento hacia el deporte", dijo este año el comité organizador local.

Los estadios recientemente construidos van sin duda más allá de lo estrictamente necesario para acoger un partido de fútbol, aunque sea visto por la mayor audiencia televisiva del mundo.

Desde el elevado estadio de arcos sobre el océano de Durban hasta el majestuoso campo de Ciudad del Cabo entre Table Mountain y el Atlántico, a los pétalos blancos que rodean el estadio de Port Elizabeth y al enorme estadio con forma de calabaza de la Ciudad del Fútbol de Johannesburgo, los nuevos estadios son magníficos.

Incluso los estadios más pequeños de Nelspruit y Polokwane tienen sus propios adornos arquitectónicos únicos, aunque sin grandes equipos de fútbol o de rugby aquí o en Port Elizabeth es más difícil refutar las acusaciones de que los estadios se convertirán en reliquias poco útiles después de los partidos del Mundial.

AFIRMACIÓN

la afirmación de las capacidades de un joven país democrático frente a las dudas y el cinismo en casa y en el extranjero.

"Para los niños pequeños que dan patadas al balón en las calles de los municipios de todo el mundo y en los campos humildes, el fútbol es la materia de los sueños, dijo el comentarista de Tinyiko Sam Maluleke.

"No voy a impedir a millones de niños en África la oportunidad de ver a sus ídolos en suelo africano. No voy a impedir su inspiración. 2010 es mucho más que dinero y las definiciones de desarrollo de los libros de texto", dijo en el diario The Guardian.

Cronje dijo que la Copa del Mundo no llevará a Sudáfrica salir de la pobreza "pero hace algo más. Pone a África directamente en frente del resto del mundo (...) la impresión de África como continente cambiará."

"Nadie que es pobre y vive en una choza va a vivir en circunstancias diferentes cuando se toque el silbato final... pero puede ocurrir en el largo plazo que la gente recuerde el Mundial de fútbol como un hito que cambio el continente y la forma en la que se considera el continente".

Un organizador sudafricano del Mundial, que pidió no ser identificado, dijo a Reuters: "El fútbol significa mucho para estas personas en nuestro país. Esto no es una panacea, pero se ha tocado el alma de la gente, levantando la confianza en sí mismos".