Sábado, 15 de Diciembre de 2007

Las ONG creen que la ciencia exige mucho más

Los ecologistas destacan la falta de ambición de la Hoja de Ruta de Bali

M.A./AGENCIAS ·15/12/2007 - 20:32h

Una activista alza el puño a través de un agujero en una pancarta gigante, en las cercanías de la sede de la Cumbre. REUTERS

El máximo responsable de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, ha elogiado el acuerdo alcanzado ayer en la Cumbre de Bali. “Los 187 países han reconocido que ésta es la agenda determinante para toda la humanidad, para todo el planeta Tierra. Éste es un momento determinante para mí y mi mandato como secretario general”, afirmó en Nusa Dua.

Sin embargo, las principales organizaciones ecologistas no comparten el éxtasis de Ban Ki-moon. El director ejecutivo de Greenpeace International, Gerd Leipold, ha sido mucho más duro con la llamada Hoja de Ruta de Bali. En opinión de Leipold, “la Administración Bush ha manipulado sin escrúpulos el nivel de acción sobre el cambio climático que la ciencia exige” y esto ha hecho que “se omita cualquier referencia a las cruciales reducciones de emisiones necesarias para detener el cambio climático”. Para Greenpeace, “se ha relegado la ciencia a un simple pie de página”.

WWF/Adena también cree que los dirigentes de los países participantes en la Cumbre “se han quedado cortos de ambición”. No obstante, el director del programa contra el cambio climático de esta ONG, Hans Verolme, cree que “la Hoja de Ruta de Bali deja el camino abierto para que el nuevo presidente de EEUU pueda hacer una verdadera contribución a la lucha global contra el cambio climático”.

En la misma línea, Pablo Cotarelo, enviado de Ecologistas en Acción a Bali, se ha lamentado desde Nusa Dua de que el documento aprobado no incluya explícitamente una reducción de las emisiones de CO2 de entre el 25% y el 40% para los países industrializados. “En las sesiones más largas de la historia de las negociaciones sobre cambio climático, el resultado obtenido finalmente dista de ser el mejor posible”, sostiene Cotarelo.

Por su parte, la portavoz de Amigos de la Tierra Europa, Sonja Meister, aconseja a la UE “aislar al Gobierno de Bush, actuar de manera clara en casa y asumir la parte correspondiente de la responsabilidad de pagar la adaptación y mitigación del coste del calentamiento en los países en desarrollo”.

Noticias Relacionadas