Sábado, 15 de Diciembre de 2007

Solbes hace pedagogía con las propinas y el ‘vicio de comer’

G. L. A. ·15/12/2007 - 20:27h

"¿Has visto? ¡Solbes sin corbata!". El periodista, acostumbrado a verle siempre enfundado en el traje de rigor de vicepresidente económico, no pudo reprimir su sorpresa. No fue la única que protagonizó ayer Solbes, a quien se le da por supuesto el conocimiento de la macroeconomía, pero que ayer reveló también su dominio de la micro y del lenguaje desenfadado.

En el coloquio que siguió a su intervención -cuando creía que los periodistas ya no le podían oír y pasó a utilizar un tono informal-, para justificar en clave pedagógica la subida de precios ofreció algunos argumentos más propios de la sabiduría popular que del academicismo de los economistas.


Así, señaló que los españoles todavía "no hemos interiorizado lo que significa un euro". Como paradigma, señaló lo que pasa con las propinas, que "o no dejas o te pasas", sin hacer la cuenta de que 20 céntimos son 33 pesetas. "La gente se toma dos cafés y deja de propina un euro", comentó.


Confesó que "cuando estaba en Bruselas -de comisario económico- decía que el euro no tenía efectos inflacionistas, pero ahora digo que sí los ha tenido en España, por lo menos en los productos de bajo valor". Ejemplo: "Si los tomates en España son baratos en origen, pero los checos pretenden comer ensaladas en invierno y tomar tomates, nuestros tomates ya no serán tan baratos".


A modo de corolario: "La gente tiene más dinero y el vicio de comer". Pero ahora los restaurantes españoles son tan caros como en Bruselas.