Sábado, 15 de Diciembre de 2007

El Real Madrid logra un doble efecto, ganar al Joventut y alcanzarle

Un triple de Raúl López en el último minuto rompió el choque estrella de la jornada hacia el lado blanco

AGENCIAS ·15/12/2007 - 19:27h

EFE - El pívot estadounidense del DKV Joventut, Lonny Baxter (i), intenta impedir el avance del pívot griego Lazaros Papadopoulos, del Real Madrid.

El Real Madrid derrotó al líder (65-71), el DKV Joventut, en el que fue el partido número 1.000 del equipo madridista en la Liga ACB, tras un encuentro reñido y lleno de la tensión propia entre los dos mejor clasificados de la competición, que ahora comparten la condición de líder.

Los dos conjuntos tardaron muy poco en presentar sus armas. Ambos lograron sendos parciales de 7-0, que pusieron de manifiesto su envergadura. Terminado el intercambio de golpes, el partido se adentró en una encarnizada lucha por frenar el ataque contrario.

El acierto defensivo de los dos conjuntos llevó al encuentro a una fase de continuas idas y venidas de las que ninguno logró sacar beneficio. Tuvieron que salir Jerome Moiso --que se enfrentaba a su ex equipo-- y Lonny Baxter para que el DKV lograra cosechar las primeras ventajas en el marcador.

Los dos atléticos pívots convirtieron la pintura de los de Aíto en impracticable. Este hecho, junto con la ausencia de reemplazo ofensivo para Louis Bullock en el Madrid, permitió mayor comodidad al DKV. Sin embargo, necesitaron un triple muy lejano de Rudy Fernández para terminar el cuarto con ventaja.

El segundo cuarto estuvo marcado por la polémica. Ricky Rubio, que pasó la semana entre algodones tras su encontronazo con Aaron Miles, demostró estar recuperado de su molesta rodilla, pero hizo gala de su insultante juventud cayendo en innecesarias discusiones con el trío arbitral.

Durante este tramo, el partido entró en una fase bronca, que llegó a su culmen con el enganchón entre Jan Jagla y Alex Mumbrú. Sólo Hernández-Sonseca, muy inspirado hoy frente a su antiguo equipo, mantuvo la concentración y supo mantener a los de Badalona en el partido.

La intensa pelea entre los dos grandes dominadores de esta temporada continuó en el tercer cuarto. Felipe Reyes vio cortado su gran inicio con una temprana tercera falta, pero su relevo lo tomó el belga Axel Hervell, que colocó a los suyos por delante en el marcador.

En el partido de los reencuentros (Joan Plaza se forjó como segundo entrenador en Badalona y hasta cinco jugadores han militado ambos equipos), Jerome Moiso también tuvo su particular momento para la venganza, convirtiéndose en el principal estandarte defensivo para los de casa y en una constante amenaza para los jugadores madridistas.

Emoción hasta el final

El gran momento de inspiración que vivió el alemán Jan Jagla en el último cuarto, anotando ocho puntos de forma casi consecutiva, volvió a poner a la 'Penya' por delante en el electrónico. Sin embargo, y como era previsible, el partido no se decidió hasta el último suspiro.

A falta de un minuto y con la posesión agotando los últimos segundos, Raúl López anotó un triple frontal que colocó al Real Madrid con una ventaja de cuatro puntos. Los verdinegros no dieron respuesta y, de forma inexplicable, no cometieron falta sobre los madridistas hasta el último momento, sirviendo en bandeja de plata el triunfo a los de Joan Plaza.

Fue la segunda derrota en competición oficial para el DKV Joventut de esta temporada. En los 17 partidos disputados hasta el momento entre Liga ACB y Copa ULEB (mejor balance europeo), los de Aíto García Reneses sólo habían caído derrotados frente al iurbentia Bilbao Basket, precisamente también en el Olimpic, una cancha con importancia, para así dar al traste con la mala racha en este sentido, tras sus derrotas en el Palau, en el OAKA, en el Buesa Arena y en el Martín Carpena.