Sábado, 15 de Diciembre de 2007

Cómo ganar más en Francia sin subida de salario

Algunos trabajadores podrán aumentar sus ingresos si renuncian a parte de su descanso

ANDRÉS PÉREZ ·15/12/2007 - 18:26h

Aumentar el poder adquisitivo, pero sin subir los salarios. Esa es la ecuación a la que se resume el proyecto de ley de "medidas en favor del poder adquisitivo" aprobado por el consejo de ministros francés, que prevé conceder a los asalariados mejor colocados, en empresas boyantes y con semana laboral reducida por ley, nuevas posibilidades para que, si lo desean, renuncien a sus descansos a cambio de incrementar sus ingresos.

El texto, que se debate esta semana en el parlamento, olvida a los trabajadores temporales, a los desempleados, a los jubilados y a los beneficiarios de rentas de subsistencia, que no podrán negociar nada al no disponer de descansos acumulados. También olvida en parte a los empleados de las pymes, para quienes sólo se prevé la concesión de una prima excepcional si sus patronos lo desean.

El proyecto obvia una de las promesas del presidente Sarkozy renovada por televisión hace dos semanas: la de reservar las exoneraciones fiscales concedidas a las empresas sólo a aquéllas que negocien subidas de salario para sus empleados. Dicha promesa queda postergada para una futura conferencia social, anunciada pero no precisada.

La medida estelar del proyecto es la que permitirá que ciertos asalariados conviertan en salario las horas de descanso que no se han tomado y que tienen acumuladas, sobre todo gracias a la entrada en vigor, hace cinco años, de la semana laboral de 35 horas.

Según el comunicado del consejo de ministros, un 38% de los asalariados disponen de ese "capital". A ellos se suman otros empleados, cuadros y ejecutivos, que han acumulado no horas sino jornadas, y también otra categoría de asalariados que disponen de un programa de "ahorro-tiempo".

Todos ellos podrán solicitar no tomarse esas horas, jornadas o semanas de descanso y convertirlas en salario. Ahora bien, será necesario que el empresario esté de acuerdo, por lo que, según varios economistas, cabe esperar que la medida sólo beneficie a aquellos asalariados que trabajan en empresas sólidas y con un listado de pedidos potente.

Enmiendas

El texto ha suscitado una fuerte crítica de los partidos de oposición, que califican el proyecto de "mini-mediditas". Han prometido presentar numerosas enmiendas en el debate parlamentario que se iniciará este martes, recordando que este Gobierno no ha hecho nada para aumentar el salario mínimo interprofesional, las rentas de subsistencia y las pensiones más modestas.