Sábado, 15 de Diciembre de 2007

«Estamos viviendo una revolución en la lucha contra el cáncer»

El profesor de Patología del Centro de Cáncer Herbert Irving de la Universidad de Columbia (EEUU), Carlos Cordón-Cardó, considerado uno de los mayores expertos mundiales en cáncer, investiga los mecanismos de supresión tumoral

ANTONIO GONZÁLEZ ·15/12/2007 - 17:31h

El investigador Carlos Cordón-Cardó, durante la entrevista, en Madrid. A.G.

Después de trabajar durante 24 años en uno de los centros con más prestigio del mundo en investigación del cáncer, el Memorial Sloan-Kettering Cancer Center de Nueva York (EEUU), Carlos Cordón-Cardó (Calella, Barcelona, 1957) es uno de los más prestigiosos expertos del mundo en este campo. Actualmente desarrolla su labor docente e investigadora en el Centro de Cáncer Herbert Irving de la Universidad de Columbia (EEUU), desde donde lucha contra el conjunto de enfermedades que se engloban bajo la denominación cáncer, centrando su trabajo en la investigación de los genes supresores de los tumores.

Además de su excelencia como investigador, Cordón-Cardó, que participó esta semana en Madrid en un seminario, organizado por Indra y El Nuevo Lunes, cuenta entre sus armas con una capacidad de comunicación poco frecuente en la clase científica, hace parecer fácil lo difícil, y se muestra optimista frente al futuro.

¿Cuál es ahora el mayor reto en la lucha contra el cáncer?

Tener una población con al menos un mínimo de educación en salud, que es la que nos ayuda a hacer un diagnóstico más temprano. Cuando hacemos diagnósticos en los estadíos iniciales, curamos la gran mayoría de los cánceres, entre el 75% y el 85%. Le pongo un ejemplo, cuando yo estudiaba medicina, había tumores, como el cáncer testicular en el hombre joven, que mataban al 90% de los pacientes. Hoy curamos este tumor en un 90% de los casos. Y esto mismo está pasando con los tumores sólidos.

El cáncer es una de las principales causas de muerte... ¿Estamos todos en riesgo de sufrirlo?

Hay que tener en cuenta que uno de cada dos hombres y una de cada tres mujeres desarrollarán a lo largo de su vida una enfermedad oncológica. Vivimos en una sociedad en la que tenemos una proporción muy grande de gente mayor; y una población con más gente mayor es una población con más riesgo de cáncer.

¿Dónde está el origen del cáncer?

Mi grupo de investigación, como unos cuantos más, está demostrando que la célula que parece ser la diana para la transformación que da lugar al cáncer no es una célula adulta bien establecida y muy rígida, sino una célula madre adulta que es más plástica, que tiene todavía un potencial para crecer. No vemos que el cáncer aparezca en tejidos sin problemas, sino que casi siempre surge en tejidos donde hay una inflamación crónica o una infección, en definitiva, un estrés celular. Así, es el interés de estas células madre en reparar la función alterada, como el de los bomberos en apagar el fuego, lo que las convierte en una diana para esta transformación. Ésta es la hipótesis en la que estamostrabajando, aunque ya tenemos evidencias muy claras.

Hablando del tratamiento del cáncer y en concreto de la radioterapia, ¿cuándo se conseguirá la misma efectividad con menos sesiones?

La radioterapia de sesión única es ya una realidad, no solamente en tumores cerebrales, sino también en metástasis únicas en distintos tejidos, como hígado o pulmón. En los siguientes dos años vamos a ver una revolución en el tratamiento del cáncer, cuando las nuevas máquinas de radioterapia se hagan asequibles para todo el mundo, ya que van a poder guiar tratamientos muy precisos con más altas dosis de radiación y van a hacer de la radioterapia de la sesión única en muchos otros tumores una realidad. Además, hemos visto otras revoluciones importantes en áreas como la cirugía, que cada vez es más robótica y menos invasiva, de forma que se puede manipular el tumor y los tejidos sin provocar tanto traumatismo al paciente. Por otro lado, en quimioterapia se han desarrollado terapias individualizadas, en las que una molécula inhibe a un gen o a una proteína específica. Estamos viviendo una revolución importante.

¿Cómo imagina que será el tratamiento del cáncer dentro de
20 años?

Vamos a ver una mejora importante en la educación de la población. Muchas veces tenemos más tiempo para llevar el coche a una revisión anual que para ir nosotros mismos. Tenemos que estar más concienciados, respetar nuestro propio cuerpo y no insultarlo constantemente con tóxicos. Una mayor conciencia de la sociedad, junto con medidas de diagnóstico precoz y nuevas intervenciones terapéuticas, cada vez menos invasivas, permitirá un cambio importante.

¿Cuál es el principal obstáculo para introducir en España nuevas tecnologías contra el cáncer, como las máquinasde radioterapia de las que hablaba antes?

El obstáculo mayor no es tener acceso a las tecnologías, sino equipos bien adiestrados en su manejo. El recurso más importante en medicina es el recurso humano y, si no tratamos al profesional con el respeto y los salarios que se merece, vamos a ver una falta importante en el rendimiento de estas nuevas tecnologías.

Muchos ven a EEUU como el paradigma en tratamiento de cáncer. ¿Hay muchas diferencias con respecto España?

La medicina española ha hecho avances importantísimos en los últimos 25 años, aunque todavía quedan muchos retos. Por ejemplo, todavía no hay centros públicos de cáncer de carácter integrado, aunque tenemos un abanico de grandes hospitales que hacen gestión integrada en la lucha contra esta enfermedad en Madrid, Barcelona o Zaragoza. Hay que luchar para que esto se extienda a otras provinciasy esta gestión integrada sea de cobertura nacional.

¿Es mejor la investigación en red o los centros de referencia que concentren el talento?

No todo el mundo tiene que saber hacerlo todo. A veces es mejor concentrar en áreas específicas grupos específicos de investigadores. Hace falta preparar grupos en varias disciplinas para que trabajen de forma coordinada.

¿Debería estar la sanidad fuera del debate partidista?

Es imprescindible que los logros en salud no sean de un partido ni de otro. En España hace falta un consenso entre los grandes partidos en el ámbito de la salud.

Noticias Relacionadas