Sábado, 15 de Diciembre de 2007

Consigue cobrar una quiniela de 855.000 euros pese a haber perdido el resguardo

EFE ·15/12/2007 - 14:12h

EFE - El Organismo Nacional de Loterías y Apuestas del Estado (ONLAE) ha pagado un premio de 855.693 euros a un vecino de Azuqueca de Henares (Guadalajara), quien, tras lograr una quiniela de catorce aciertos, había perdido el resguardo que lo acreditaba.

El Organismo Nacional de Loterías y Apuestas del Estado (ONLAE) ha pagado un premio de 855.693 euros a un vecino de Azuqueca de Henares (Guadalajara), quien, tras lograr una quiniela de catorce aciertos, había perdido el resguardo que lo acreditaba.

Según informa en su edición de hoy el diario digital El Decano de Guadalajara, ONLAE ha abonado el premio después de comprobar que en los tres meses siguientes a la fecha de celebración de la apuesta e nadie más lo ha reclamado.

Todo comenzó el pasado 9 de septiembre, tras la tercera quiniela de la temporada, en la que un vecino de Azuqueca de Henares, de 35 años de edad, comprobó que tenía en su poder un boleto agraciado con 14 resultados.

Con este boleto se acercó al establecimiento en el que había sido sellado unos días antes, un bar de la avenida de Vallehermoso de la localidad azudense llamado "Cambio de Tercio", en el que le expidieron un recibo en el que constaba la cantidad exacta que había ganado con su resguardo.

El hombre, pensando que este recibo era el que le acreditaba como ganador de la quiniela, tiró en la papelera del bar el resguardo del boleto, y se dirigió a la Administración de Loterías de Guadalajara, en donde le informaron que no le podían pagar al no tener en su poder el resguardo original.

Cuando el apostador volvió al bar "Cambio de Tercio", los empleados ya habían tirado a la basura el contenido de las papeleras, por lo que fue imposible recuperar el resguardo del boleto premiado.

No obstante, la ley prevé para estos casos la apertura de un expediente en el que el apostador puede presentar pruebas, como el justificante del recibo o la declaración del propietario del establecimiento donde selló el boleto.