Sábado, 15 de Diciembre de 2007

Hamás desafía a Abás al detener a un líder de Fatah

En la madrugada de ayer, una treintena de policías enmascarados detuvieron a Omar al-Ghoul, un conocido consejero del primer ministro de Fatah, Salam Fayyad, acusándolo de “colaborar con Israel”.

EUGENIO GARCÍA GASCÓN ·15/12/2007 - 12:45h

Los palestinos de Gaza son los más perjudicados por la lucha entre Hamás y Fatah. AFP

Hamás está decidido a mantener a toda costa un férreo control sobre la franja de Gaza, y a no permitir que Fatah retome el poder o vulnere ciertas reglas elementales. Todas las acciones del Gobierno de Ismail Haniya apuntan en esa dirección.

En la madrugada de ayer, una treintena de policías enmascarados entraron en la casa de Omar al-Ghoul, un conocido consejero del primer ministro de Fatah, Salam Fayyad, y lo detuvieron sin contemplaciones acusándolo de "colaborar con Israel".Ghoul residía hasta hace unos meses en Gaza pero abandonó la franja cuando los fundamentalistas tomaron el poder en junio pasado. Desde entonces vivía en Ramala denunciando a los cuatro vientos, de viva voz y por escrito, al Gobierno de Hamás.

Había vuelto a Gaza el jueves para asistir al entierro de su suegra pero sólo unas horas después fue detenido. Hasta el mediodía de ayer, Hamás no confirmó que lo tenía en su poder, de manera que durante varias horas no se supo nada sobre su paradero.Las autoridades de Hamás no revelaron ayer qué acusaciones pesan sobre Ghoul, así que lo único que se sabe es que, según la familia del consejero de Fayyad, Ghoul fue detenido por "colaborar con Israel".

Incidente confuso

Otro incidente grave ocurrió en el barrio de Sheij Radwan, también en la ciudad de Gaza, cuando una granada explotó al paso de un cortejo fúnebre causando cuatro muertos y una treintena de heridos.

Algunos testigos que participaban en el cortejo no supieron explicar qué ocurrió realmente, mientras que los dirigentes de Hamás y de Fatah ofrecieron versiones contradictorias que no aclaran el incidente.Mientras los de Fatah acusaron a los fundamentalistas de lanzar deliberadamente la granada contra el cortejo, Ihab al-Ghussein, portavoz del ministerio del Interior de Hamás, explicó a este diario que la granada le explotó accidentalmente a un miliciano de Fatah que formaba parte del cortejo.

En cualquier caso, este incidente sirvió para calentar más los ánimos entre las dos principales corrientes palestinas que viven en una guerra fraticida de baja intensidad.No se vislumbra que la situación mejore a corto o medio plazo puesto que la ministra de Exteriores israelí, Tzipi Livni, haya advertido al presidente Mahmud Abás que si Fatah pacta con Hamás se interrumpirán automáticamente las negociaciones de paz.

Aniversario de Hamás

La aversión de Fatah por Hamás es tan grande que hace sólo unos días el presidente Abás se enfureció porque Egipto y Arabia Saudí permitieron a un grupo de palestinos de Gaza viajar a Arabia Saudí para participar en la peregrinación anual a La Meca.

En este ambiente de máxima crispación, Hamás ha convocado para hoy manifestaciones en todas las ciudades palestinas con motivo del vigésimo aniversario de la fundación del Movimiento de Resistencia Islámico, que es el nombre oficial de Hamás.

El Gobierno de Abás ha prohibido las manifestaciones en Cisjordania, donde ha practicado numerosas detenciones, pero se espera que en Gaza participen cientos de miles de islamistas, y que no se respete la huelga general que Abás ha convocado en la franja para aguar las celebraciones de los fundamentalistas