Viernes, 28 de Septiembre de 2007

La Iglesia Católica cuesta 4.000 millones de euros a Italia, según un periódico

Agencia EFE ·28/09/2007 - 14:45h

Agencia EFE - Imagen de archivo del papa Benedicto XVI. EFE

La Iglesia Católica tiene un coste de 4.000 millones de euros para el Estado italiano entre ayudas directas, indirectas y exenciones fiscales, según publica hoy el periódico "La Repubblica".

En un amplio reportaje, el diario señala que el coste de la Iglesia es tanto como el de la política en Italia que, por sus excesos, se encuentra en medio de una fuerte polémica desde hace semanas.

Sin embargo, a diferencia de la clase política, "La Repubblica" destaca que "la Iglesia Católica no es elegida por el pueblo y no está sujeta a los vínculos democráticos".

El rotativo tiene en cuenta para sumar el coste de la Iglesia, la ayuda directa que recibe a través del ocho por mil de las entradas fiscales por el IRPF, un mecanismo de libre asignación de cada contribuyente.

A través de esa medida, la Iglesia Católica recibe mil millones de euros al año.

El reportaje reconoce que se puede argumentar que "quizá los italianos prefieren dar el dinero a los sacerdotes en lugar de a los políticos", pero añade que también puede que hagan su donación a través del IRPF sin ser conscientes.

Esa posibilidad se debe al hecho de cómo está redactada la ley, pues asigna a la Iglesia Católica incluso donaciones no especificadas.

Otra ayuda directa a la Iglesia Católica es la que recibe por financiación de grandes acontecimientos, como el Jubileo o las visitas del Papa, y que ha llevado a entregar una media de 250 millones de euros al año durante el último decenio.

A esas cifras se añaden los 650 millones de euros que el Estado italiano paga a los 22.000 profesores de la asignatura de religión, "una vieja cuestión que procede de los concordatos y que debería ser abolida", según recoge el periódico del escritor católico Vittorio Messori.

La cuenta continúa con los 700 millones que el Estado y las administraciones locales pagan por los colegios y hospitales concertados.

Después, se suman las exenciones fiscales, que van de los entre 400 y 700 millones por la excepción del Impuesto de Bienes Inmuebles (ICI, en sus siglas en italiano); los 500 millones de la falta de pago del impuesto general sobre la renta de las sociedades (IRES) y del Impuesto Regional de Actividades Económicas.

Según el periódico, la cuenta concluye con otros seiscientos millones procedentes de "la exención fiscal legalizada al mundo del turismo católico, que cada año gestionan de y para Italia cuarenta millones de turistas y peregrinos".

"La Repubblica" explica que sus cuentas están hechas con "realismo y prudencia" a diferencia de las que se han hecho para el coste de la política, donde se han incluido los gastos de los ministerios, las pensiones de los políticos, la financiación de los periódicos de partido, los automóviles oficiales y otros privilegios".

"La igualdad de condiciones exigiría adoptar para el 'coste de la Iglesia' la misma amplitud de miras. Pero se llegaría a cifras faraónicas y sólo aproximadas", reconoce el periódico.