Viernes, 14 de Diciembre de 2007

Un fármaco antitabaco advertirá del posible riesgo de suicidio

AINHOA IRIBERRI ·14/12/2007 - 21:31h

El último medicamento aprobado para dejar de fumar, la vareniclina, comercializado en España como Champix, deberá actualizar su prospecto para advertir a médicos y pacientes de que intentar dejar de fumar –con o sin el fármaco– aumenta el riesgo de tener pensamientos y actitudes suicidas, según informó ayer la agencia que regula los medicamentos en Europa, la EMEA.

El Comité para el Uso Humano de Productos Médicos de dicho organismo declaró en un comunicado que es necesario facilitar dicha información,
para incrementar la concienciación sobre los casos de intento de suicidio que se han declarado en pacientes que usaban vareniclina para acabar con la adicción a la nicotina.

El medicamento fue autorizado por la EMEA en septiembre de 2006 y se comercializa en 17 países de la UE, así como en Islandia y Noruega.

Las autoridades regulatorias llevaban tiempo evaluando la posibilidad de haceresta recomendación, tras haber recibido diversos informes que alertaban de tentativas suicidas en consumidores del medicamento, que se ha demostrado muy eficaz para el abandono del tabaco.

La EMEA advierte, no obstante, de que es difícil saber si estos intentos se deben al consumo de Champix, ya que el hecho de dejar de fumar puede deprimir a las personas, sobre todo si hay un problema mental previo. La EMEA ya había advertido a los médicos de los riesgos de este medicamento en enfermos mentales.