Viernes, 14 de Diciembre de 2007

Europa elige a González para diseñar el futuro de la Unión

El ex presidente identifica como objetivo clave "recuperar la relevancia" interna y en el mundo

GONZALO LÓPEZ ALBA ·14/12/2007 - 21:35h

"He sido siempre un europeo europeísta (...) No puedo retirarme de la preocupación por Europa (...) Me preocupa que hayamos perdido relevancia (...) La pregunta obligada es qué deberíamos hacer para intentar recuperar relevancia para los ciudadanos europeos y para el mundo, que la estamos perdiendo (...)". Esto decía hace once días, al recibir la insignia de oro del Real Instituto de Estudios Europeos, Felipe González.

Ayer, once días después de poner el dedo en la llaga, el ex presidente del Gobierno fue elegido por unanimidad de los líderes europeos, reunidos en Bruselas, para presidir un "grupo de sabios" que reflexione sobre el futuro de la Unión Europea en el horizonte de la década 2020-30.

González, que supo de la posibilidad de su nombramiento el miércoles durante una cena con José Luis Rodríguez Zapatero, recibió la confirmación de boca del presidente español cuando estaba a punto de embarcar con destino a Medellín (Colombia), donde participará en un seminario sobre los retos de Latinoamérica.

"Es un honor", dijo al ser informado del nombramiento, que comenzó a fraguarse tras la cumbre de Lisboa por iniciativa del presidente de Francia, Nicolas Sarkozy, y obtuvo el inmediato apoyo de la alemana Angela Merkel y, por supuesto, del Gobierno español.

Reticencias a su fuerte perfil

Aunque el nombramiento se aprobó por unanimidad, no ha provocado la misma satisfacción en todos los 27 estados miembros dada la profesión europeísta y el fuerte perfil político de González.

Así, el primer ministro de Dinamarca, Ander Fogh Rasmussen, declaró sobre la creación de este grupo de reflexión: "No es nuestra idea. Creemos ser capaces de pensar por nosotros mismos".

"Si quieren ver un verdadero parque jurásico, esto es lo que es", dijo el británico Graham Watson, líder de la Alianza de Liberales y Demócratas, aunque el primer ministro británico, Gordon Brown, elogió la elección de González como "una buena contribución".

El grupo que encabezará González y que estará compuesto por una decena de miembros, tendrá como vicepresidentes a Vaira Vike-Freiberga, ex presidente de Letonia, y a Jorma Ollila, presidente del gigante de telecomunicaciones finlandés Nokia.

El comité, que tendrá que presentar sus primeras conclusiones -no vinculantes- en junio de 2010 -coincidiendo con la presidencia de turno que corresponderá a España-, tendrá como cometido analizar "la estabilidad y prosperidad de la Unión y de toda la región", así como ayudar al "fortalecimiento y modernización del modelo europeo". No abordará los aspectos institucionales.

El diagnóstico de González

Una de las razones que han llevado a Sarkozy a impulsar la creación del grupo de sabios es su oposición a la adhesión de Turquía, país para el que prefiere un modelo de asociación privilegiada.

González, en su discurso del pasado día 3, enunció con no poca claridad su hoja de ruta. Defendió que "hay que revisar la Agenda de Lisboa", porque "nos hemos equivocado en el diagnóstico", y "aclarar que nuestro modelo social depende sustancialmente de nuestra capacidad para añadir valor".

También sostuvo que "tenemos que avanzar seriamente en la política exterior y de seguridad". Sobre Turquía, dijo: "Europa tiene que cumplir su palabra con Turquía y yo estaría de acuerdo en que habría que tener otra opción".