Viernes, 14 de Diciembre de 2007

Sarkozy, Brown y Rasmussen descartan el referéndum y allanan el camino del Tratado

EFE ·14/12/2007 - 21:18h

EFE - El primer ministro británico Gordon Brown habla con la prensa al finalizar la Cumbre Europea que se celebra en Bruselas, Bélgica.

Francia, Dinamarca y el Reino Unido descartaron hoy totalmente celebrar consultas públicas sobre el nuevo Tratado de la UE, decisión que allana el camino de la ratificación del texto firmado por los Veintisiete en Lisboa.

Un día después de la ceremonia de firma del Tratado de Lisboa, los gobiernos de estos tres países, que podrían tener dificultades para obtener el "sí" de sus ciudadanos al documento, confirmaron en la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno de la UE que no lo someterán a referéndum.

"No hay ninguna posibilidad", zanjó el presidente francés, Nicolas Sarkozy, preguntado por la opción de consultar la decisión a los franceses.

Sarkozy recordó que el compromiso de Francia de ratificar el tratado por vía parlamentaria fue "una de las claves" que permitieron desbloquear las negociaciones sobre la reforma institucional de la UE, después de que franceses y holandeses dijesen "no" a la Constitución Europea.

En este sentido, señaló que incluso "un país como España, que sí ratificó la Constitución por referéndum", aceptó esta vía para la aprobación.

"Si queremos romper Europa, entonces conviene hacer un referéndum", aseguró Sarkozy, quien opinó que, en caso de que Francia lo convocara, "al minuto siguiente el Reino Unido lo haría también".

"¿Y cuáles son las posibilidades de que Gran Bretaña diga 'sí'?", se preguntó el presidente francés.

Precisamente el primer ministro británico, Gordon Brown, reiteró también hoy en Bruselas su negativa a someter el Tratado de Lisboa a referéndum, a pesar de las presiones del Partido Conservador y de un grupo de diputados laboristas.

Brown insistió en que el nuevo texto es "distinto" a la fallida Constitución y "no plantea ninguna cuestión constitucional importante como ésta hacía", gracias a las "líneas rojas" negociadas en la cumbre europea del pasado junio.

"Si fuéramos a introducir el euro haríamos un referéndum o si hubiera sido la Constitución lo habríamos hecho", aseguró el primer ministro.

A Francia y el Reino Unido se sumó el primer ministro danés, Anders Fogh Rasmussen, quien hoy comunicó oficialmente a sus colegas europeos la decisión de no someter el nuevo tratado al voto ciudadano.

El anuncio de Dinamarca, país que ya rechazó en referéndum el Tratado de Maastricht y la adhesión al euro, fue recibido con aplausos por parte del resto de delegaciones, según fuentes diplomáticas.

Tras la decisión danesa, previsiblemente será Irlanda, que debe hacerlo por ley, el único Estado miembro que someta el tratado a una consulta, aunque algunos países como Portugal aún no se han pronunciado oficialmente sobre sus intenciones.