Viernes, 14 de Diciembre de 2007

Primer secuestro de un político de Fatah en Gaza desde junio

EFE ·14/12/2007 - 09:41h

EFE - Soldados de Israel de guardia en un puesto de control en Howwara, cerca de la ciudad de Naplusa.

Un destacado asesor del primer ministro de la Autoridad nacional palestina (ANP) fue secuestrado hoy en Gaza, mientras el Ejército israelí ha declarado la alerta por temor a un atentado este fin de semana con motivo del vigésimo aniversario del movimiento islamista Hamás, que controla la franja.

Individuos armados secuestraron a Omar Al-Ghoul, asesor del primer ministro de la ANP, Salam Fayad, mientras se hallaba en la franja con motivo del funeral de su suegra.

Los agresores forzaron su entrada en la vivienda al amanecer y se lo llevaron tras revolver toda la casa, según la familia.

El hijo de la víctima, que vive en Ramala (Cisjordania), dijo a la agencia palestina independiente Maan que su padre llegó a Gaza ayer y fue capturado en la residencia familiar que tienen en el barrio de Tal Al-Hawa, en la ciudad de Gaza, a la vez que acusaba del hecho a militantes islámicos de Hamás.

Ihab al-Ghussein, portavoz del movimiento islamista, eludió calificar el hecho como "secuestro" y afirmó que Al-Ghoul fue "detenido" y que es interrogado por actividades ilegales.

Este argumento fue rechazado por Riyad Al-Malki, ministro de Información en el Gobierno de Fayad, quien atribuyó la supuesta detención a "criminales que trabajan para Hamás".

En cualquier caso, se trata del primer secuestro de un político y militante de Al-Fatah desde que Hamás se hizo con el control de la franja en junio, tras expulsar a las fuerzas leales a la ANP y a su presidente, Mahmud Abás.

Al-Ghoul es uno de los funcionarios más críticos con el movimiento islámico dentro del gobierno legítimo de la ANP, que liderado por los nacionalistas de Al-Fatah tiene su sede en Ramala.

Medios locales destacan que solía publicar sus críticas en una columna en uno de los periódicos locales.

La captura de Al-Ghoul coincide con los tímidos intentos por parte de Hamás para retomar el diálogo de conciliación nacional con Al-Fatah, con el objetivo de "sanar las diferencias y unir al pueblo palestino", a decir del depuesto primer ministro Ismail Haniye.

También coincide con el vigésimo aniversario de la creación del movimiento islámico este fin de semana, lo que ha llevado a Israel ha declarar la alerta por temor a un sonado atentado.

Fuentes militares citadas por el diario israelí Maariv afirman que se teme un "calentamiento" en la zona fronteriza, alusión a un ataque masivo con cohetes Qasam contra el sur de Israel.

Tampoco se descarta un "sonado atentado en alguna ciudad israelí con el objetivo de mostrar a los palestinos que Hamás preserva su capacidad operativa", dice el diario.

Hamás celebrará mañana, sábado, el vigésimo aniversario de un fundación con una multitudinaria manifestación en la Plaza Al-Khatiba de Gaza, la misma donde hace menos dos meses Al-Fatah conmemoró el tercer aniversario de la muerte de su mítico dirigente Yaser Arafat, acto que acabó en un baño de sangre.

"Generalmente Hamás suele hacer sus actos en el estadio Al-Yarmuk, pero esta vez lo han desplazado a la plaza para hacer una demostración de fuerza ante los nacionalistas", valoró un analista político de la ciudad que pidió no ser identificado.

La multitudinaria concentración ha sido convocada para las 11.00 hora local (09.00 GMT), y a lo largo de hoy y mañana habrá actos en menor escala en distintos lugares de Gaza.

Hamás fue creado el 15 de diciembre de 1987, poco después de comenzar la Primera Intifada palestina (1987-1993), sobre los principios del Islam y por inspiración del parapléjico jeque Ahmed Yasín, a quien Israel mató en 2004 en un bombardeo.

Sus primeros pasos los dio con la connivencia de Israel, que vio en ése y otros grupos religiosos islámicos un contrapeso a la poderosa influencia por aquellos días de los nacionalistas a los que representaba la Organización para la Liberaciíon de Palestina (OLP), punta de lanza de aquel alzamiento.

Desde entonces, el poder de Hamás ha ido creciendo hasta convertirse en una las principales fuerzas políticas y militares en Cisjordania y Gaza, y arrasar en las elecciones de 2006.

En junio pasado, la histórica rivalidad quedó plasmada en el alzamiento armado de los islamistas en Gaza, de donde expulsaron a Al-Fatah.

Por otro lado, también en Gaza, un palestino murió hoy, y otros veinte resultaron heridos, como consecuencia de una explosión durante el funeral de un miliciano de la Yihad Islámica.