Viernes, 14 de Diciembre de 2007

La AIE eleva la previsión de aumento del consumo mundial de crudo y la OPEP la mantiene

EFE ·14/12/2007 - 11:23h

EFE - Imagen de una refinería de petróleo.

La Agencia Internacional de la Energía (AIE) elevó hoy su previsión de aumento del consumo mundial de petróleo para 2008 desde el 2,3 al 2,5%, mientras que la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) la mantiene en un 1,5% sobre el presente ejercicio.

Ambas organizaciones difundieron hoy desde París y Viena sus informes mensuales sobre el mercado del petróleo y en el que recogen sus previsiones de demanda y oferta de crudo para 2008.

Desde París, la AIE elevó en su informe mensual en 115.000 barriles diarios su previsión de consumo mundial de petróleo, hasta 87,8 millones de barriles, lo que representa un aumento del 2,5% sobre 2007, debido esencialmente al incremento del consumo en los países emergentes de la región Asia-Pacífico y de Oriente Medio.

La AIE subraya que persiste en el mercado la preocupación por la disponibilidad de crudo y que el incremento de sus previsiones para 2008 tiene que ver con una constatación de una subida de la demanda de etano y Gas de Petróleo Licuado (GPL) en Oriente Medio y, en particular, en Arabia Saudí.

La OPEP, también en su informe mensual considera que, a pesar de la reciente escalada de los precios del crudo, el crecimiento de la demanda petrolera mundial se mantendrá en 2008 en el 1,5 por ciento, con consumo total estimado en 87,1 millones de barriles diarios (700.000 menos que la estimación de la AIE).

Los analistas del cartel petrolero de 13 países miembros confirman así su pronóstico de noviembre, que prevé una subida de la demanda media de 1,3 millones de barriles/día, pese al repunte de los precios que se encuentran nuevamente por encima de los 90 dólares y cerca de máximos históricos alcanzados hace un mes.

En cuanto a los precios, el informe señala que el mes pasado la cesta OPEP, compuesta por 12 crudos diferentes, se situó en una media de 88,99 dólares, un 12 por ciento más que en octubre.

La OPEP atribuye esa subida a la creciente debilidad del dólar estadounidense, lo que ha causado más actividad especulativa en el mercado y menciona también cortes en algunas refinerías e interrupciones de la producción debido al mal clima en algunas zonas petroleras.

Por su parte, la AIE ha recortado sus expectativas de consumo en Europa por la debilidad de la demanda de combustibles y de fuel para calefacciones, con lo que las necesidades en el Viejo Continente se quedarán en 16,3 millones de barriles diarios en 2008, frente a los 16,6 millones en 2007.

En el 2008, el transporte y los combustibles industriales serán los principales responsables de la subida de la demanda, que en su mayor parte procederá de países no industrializados y emergentes, explican los analistas de la OPEP.

También América Latina registrará un fuerte incremento del consumo petrolero, sobre todo Brasil, hasta un total de 5,5 mb/d, 100.000 barriles más que en 2007.

La demanda de crudo de la OPEP se reducirá el año próximo en 300.000 barriles diarios, pasando a 31,4 mb/d, aunque los analistas destacan que debido a varios factores de incertidumbre la producción podría variar entre los 31,2 mb/ y 33,3 mb/d.

Para 2007, la OPEP estima que el crecimiento de la demanda se situará en el 1,4 por ciento, es decir, unos 1,2 mb/d más que el año anterior, con un total medio diario de 85,7 mb/d.

La demanda en el primer trimestre del año se mantendrá fuerte debido a la temporada vacacional en el hemisferio norte, que impulsará el consumo del queroseno para la aviación.

Los analistas de la OPEP recuerdan que la economía mundial tiene previsto crecer el año próximo un 4,8 por ciento, cuatro décimas de porcentaje menos que los calculados previamente.

En todo caso, destacan el fuerte crecimiento previsto para 2008 en China y la India, con el 9,9 y 8,0 por ciento, respectivamente, frente al 2,0 por ciento en Estados Unidos y la zona euro.

Los autores del informe precisaron que el nivel elevado del barril ha ralentizado la demanda en Europa y Norteamérica, aunque no descartan una recuperación en caso de una moderación de los precios.

La AIE atribuye la disminución del precio del barril desde el pico de los 100 dólares alcanzado a finales de noviembre, y pese a que la OPEP mantuvo sus cuotas en la reunión de diciembre, a que en realidad las expectativas de producción de los miembros del cartel petrolero se han ampliado.

En cualquier caso, puntualiza que con un barril a 90 dólares el mercado sigue tenso y la situación no cambiará hasta que se hayan despejado las dudas sobre el rigor del invierno y haya "una tendencia clara en los aprovisionamientos de la OPEP".