Viernes, 14 de Diciembre de 2007

La Seguridad Social cuenta con fondos suficientes pagar la compensación gracias al superávit

EFE ·14/12/2007 - 10:40h

EFE - Imagen de archivo en la que se ve a varios jubilados paseando.

La Seguridad Social no tendrá que ampliar los créditos presupuestarios para pagar a los pensionistas la compensación por la desviación de inflación, ya que este año cerrará con un superávit del 1,2 por ciento del PIB.

Así lo aseguró hoy en rueda de prensa el secretario de Estado de la Seguridad Social, Octavio Granado, tras dar a conocer que serán necesarios 3.121,87 millones de euros para la citada compensación por la desviación de inflación de 2,1 puntos sobre lo previsto, ya que el IPC interanual de noviembre se situó en el 4,1 por ciento.

El secretario de Estado explicó que los ingresos de la Seguridad Social superarán en 6.000 millones de euros a los inicialmente presupuestados, y el superávit del sistema alcanzará el 1,2 por ciento del PIB.

Gracias a este saldo positivo, añadió, se podrá hacer frente incluso a algunas operaciones emprendidas en este ejercicio, y recordó que por primera vez en democracia la Seguridad Social no tiene deudas pendientes.

Aunque reconoció que noviembre ha sido el peor mes de inflación del año, precisó que si en vez de utilizar el criterio de la tasa interanual se usara la media de las tasas de cada mes, que refleja "mejor la inflación real" del último año, "nos encontraríamos con que los pensionistas perdieron poder adquisitivo el año pasado y este año lo ganarían".

Destacó que en 2008 los casi tres millones de pensionistas que cobren complementos a mínimos percibirán por término medio y mes una cantidad aproximada de 184 euros, frente a los 124 euros que recibían en 2004.

También recordó que el presupuesto para 2008 contempla una aportación del Estado para financiar las pensiones mínimas de 2.100 millones de euros, cantidad equivalente a lo que aportó desde 1996 a 2003.

Octavio Granado subrayó que la desviación de inflación supone mayores gastos al sistema de la Seguridad Social, pero también mayor revalorización de los salarios y mayores ingresos del sistema, porque las bases de cotización se fijan en los salarios.

De esta forma, añadió, aunque la desviación de inflación "no es positiva" para el conjunto de la economía es "relativamente neutral" para la Seguridad Social.

La pensión media del sistema actualmente es de 760 euros para los jubilados, mientras que para los nuevos pensionistas (las altas de 2007) será de 930 euros.

Granado consideró necesario que para subir las pensiones se incrementen también las bases de cotización, porque en caso de que sólo suban las pensiones las personas que estén cotizando por la base mínima "no tienen ningún incentivo para cotizar más y se produce un desequilibrio en el sistema".