Viernes, 14 de Diciembre de 2007

Antonio Banderas, primera estrella recibida por la presidenta argentina

EFE ·14/12/2007 - 00:17h

EFE - El actor español, que llegó a Buenos Aires para promocionar su nuevo perfume, Blue Seduction, anticipó este miércoles en una rueda de prensa que esperaba tener una "reunión interesante" con la presidenta argentina.

Antonio Banderas se convirtió hoy en la primera estrella internacional que recibe en audiencia la flamante presidenta argentina, Cristina Fernández, aunque esta no es la primera vez para el actor malagueño en la Casa de Gobierno del país suramericano.

Fernández, quien asumió la presidencia el lunes pasado, recibió en su despacho a Banderas, quien concurrió al encuentro en compañía de su esposa, la actriz estadounidense Melanie Griffith, el embajador español en Buenos Aires, Rafael Estrella, y con el embajador argentino en España, Carlos Bettini.

Griffith obsequió a la mandataria argentina una joya, según se observó en imágenes difundidas por la televisión local.

El actor español, que llegó a Buenos Aires para promocionar su nuevo perfume, Blue Seduction, anticipó este miércoles en una rueda de prensa que esperaba tener una "reunión interesante" con Fernández.

"Será un honor y un privilegio poder conversar con una persona que ha sido elegida por el pueblo argentino, un pueblo al que yo quiero mucho", aseguró Banderas, que este martes se entrevistó en Santiago con la presidenta chilena, Michelle Bachelet.

La de hoy fue la tercera vez que el actor español visitaba la Casa Rosada, sede del Ejecutivo argentino.

La primera de ella fue en 1984, cuando Banderas se entrevistó con el entonces presidente argentino, Raúl Alfonsín (1983-1989).

"La primera vez que vine a América no fue a Hollywood, sino a Argentina. Vine en 1984, con 23 años, a actuar en el Teatro Cervantes junto a (el actor argentino) Alfredo Alcón. Argentina acababa de salir de una guerra y de la dictadura. Era un momento muy especial", recordó.

La segunda vez que Banderas visitó la Casa Rosada fue en 1996, cuando acompañó a Madonna a una audiencia con el entonces presidente, Carlos Menem, (1989-1999) y éste accedió a prestarles el balcón de la Casa de Gobierno para rodar un escena de la película Evita.

"Fue el rodaje más emocionante que recuerdo", dijo el actor al rememorar el momento en que Madonna, que daba vida a la segunda esposa del tres veces presidente argentino Juan Domingo Perón, salió al balcón mientras siete mil extras la aclamaban desde la Plaza de Mayo.