Jueves, 13 de Diciembre de 2007

El Madrid culpa del engaño al antiguo alcalde mexicano

Once días después, el club dice que no se responsabiliza de lo que anunció en falso como oficial en su página web pero mantiene su confianza en los gestores mexicanos de la escuela social que promueve su Fundación 

JOSÉ MIGUÉLEZ ·13/12/2007 - 22:48h

Proyecto de complejo deportivo en Ensenada (México) que el Madrid dio por construido en febrero.

Paso a paso, a golpe de comunicado oficial, pero aún sin aceptar preguntas al respecto, el Madrid gotea versiones sobre el asunto que le tiene contra las cuerdas, el ‘Caso Ensenada'. El club volvió ayer a ‘venderse' limpio de sospecha (asegura que sus cuentas están claras y que en los proyectos en México no gasta ni recibe un euro) y delegó la responsabilidad del engaño en el antiguo alcalde de la ciudad. Ha aguardado 11 días para contarlo.

El club espera al punto 12 de una nota que colgó en la página web a las nueve de la noche (y que siete minutos después ya había perdido protagonismo), para justificar por qué en febrero dio por construida una majestuosa ciudad deportiva en Ensenada que, nueve meses después, no existe. O existe, pero reducida a un campo y una caseta colindante a una promoción inmobiliaria.

"La información aparecida en la web del Real Madrid el 27.02.07", reza el comunicado, "no procedía de su Fundación, sino que se limitaba a recoger las declaraciones y deseos del alcalde de Ensenada, sobre sus previsiones en cuanto a la fecha de apertura de la escuela, instalaciones, número de alumnos, etc". No hablaron de previsiones sino de un proyecto ya construido. El Madrid proclama que por convenio queda excluido de responsabilidad económica y de funcionamiento en las escuelas sociales que promueve.

Pero no aclara cómo, conocido el engaño nueve meses después, no pide explicaciones a los responsables de usar el nombre del club en falso. Al contrario, sostiene que ha concedido a la gente de Ensenada un "margen de confianza" antes de decidir o no romper unilateralmente el acuerdo.

Lo que menos se sostiene de la nota, que arranca y concluye con un ataque a los medios que informaron del engaño, es la cínica aseveración de que con "buena voluntad" y una llamada telefónica se habría podido contrastar la percepción. Este periódico contactó repetidas veces con la Fundación, donde dijeron que ya devolverían la llamada (lo que nunca hicieron). También se llamó al club, que, a través del asistente de prensa del presidente, aseguró que nadie ni en la Fundación ni en el Madrid harían comentarios al respecto.

Noticias Relacionadas