Jueves, 13 de Diciembre de 2007

Gadafi topa con la Iglesia

OLIVIA CARBALLAR ·13/12/2007 - 21:41h

¿Por qué Muammar el Gadafi ha anulado su visita a Córdoba cuando fue la Junta Islámica, con sede en esa provincia, quien invitó al presidente libio? ¿Por qué, si la ciudad acoge la obra emblemática de Al-Andalus? La respuesta, según aseguran fuentes del entorno libio, son los “múltiples obstáculos” que ha puesto el Gobierno para que Gadafi visite la Mezquita Catedral.

“No le dejaban rezar porque supondría un escándalo y si iba, pero le prohibían rezar, sería un insulto, así que cancelamos la visita, porque no tenía sentido ir sólo a Medina Azahara, que también estaba previsto”, explican las mismas fuentes. Gadafi llegará a Sevilla mañana en una visita privada custodiado por 30 amazonas vírgenes y con la jaima climatizada a cuestas.

El Gobierno, sin embargo, dice que no se ha mencionado Córdoba en las conversaciones con los libios: “La relación es bastante transparente, estamos siendo generosísimos pese a su indefinición”, afirman fuentes de Vicepresidencia. El obispado de la ciudad, no obstante, admite que ha habido cancelación pero niega impedimentos. “Es por seguridad. El aeropuerto es muy pequeño”, afirma un portavoz. El pasado abril, el líder paquistaní, Pervez Musharraf, no rezó en su visita a la mezquita.

Doble culto

La polémica por el uso de la Mezquita Catedral, hoy consagrada al culto católico, no es nueva. Ya en 2004, el grupo municipal de PSOE e IU apoyó la petición realizada por la Comisión Islámica Española para que los musulmanes puedan compartir con los cristianos la mezquita. Una propuesta que fue rechazada por el Papa el pasado año. Más recientemente, en octubre, el presidente de la Liga Árabe, Amr Moussa, defendió el doble culto durante la conferencia de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) celebrada en Córdoba. Ese mismo día, ante los periodistas, el ministro de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, delegó la responsabilidad en la Iglesia católica: “Quien pide eso es una minoría y es el obispado quien debe decidir”. Y el obispado volvió a decir que no.

Así que Gadafi, que quería ir de caza y pasar por Granada antes de volar el lunes a Madrid para iniciar su viaje oficial, recibirá en Sevilla a la Junta Islámica y a personas de distintos ámbitos. Entre ellos, el Sindicato de Obreros del Campo.