Jueves, 13 de Diciembre de 2007

La baronesa Thyssen se sale con la suya

Los cinco carriles frente al Museo Thyssen pasan a tres en la nueva propuesta del plan Prado-Recoletos del Ayuntamiento

M.H. ·13/12/2007 - 21:31h

Público - Pincha en la imagen para ver las últimas modificaciones del proyecto.

Por fin se firmó la paz. Atarse a un árbol y amenazar con salir corriendo con su colección privada de cuadros del Museo Thyssen-Bornemisza bajo el brazo le ha dado la victoria a Carmen Cervera. Los gritos de auxilio de la baronesa Thyssen contra el proyecto de remodelación del Eje Prado-Recoletos propuesto por el Ayuntamiento de Madrid removió el espíritu conciliador del alcalde, Alberto Ruiz Gallardón con el ministro de Cultura como mediador.

Lo ha hecho posible un "principio de acuerdo" entre ambos y el Ministerio de Cultura anunciado ayer. La mitad del tráfico que iba a pasar por delante del Museo se alejará. Al final serán tres los carriles que haya junto a la puerta de la pinacoteca: dos para coches y un tercero para autobuses, en sentido sur hacia Atocha.

La última propuesta presentada por el Ayuntamiento el 26 de noviembre -que desató las iras de la baronesa- preveía cinco (dos más en sentido norte). La solución: los dos de sentido norte ahora irán por el lado contrario del paseo donde está el Thyssen, una vez superada la Plaza de Neptuno y la de la Lealtad. Ese tráfico afectará ahora al Cuartel General de la Armada, al Museo Naval y al Palacio de Cibeles.

Todo se fraguó en una negociación a tres bandas (Fundación Thyssen, Ministerio de Cultura y Ayuntamiento). El Thyssen propuso reducir a dos los carriles de bajada. Bajó su exigencia a tres para llegar a un acuerdo. A los técnicos municipales les gustó.

Hasta siete modificaciones

En su lucha encarnizada contra el proyecto municipal, Tita Cervera hizo amigos. Primero, contó con el apoyo de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, en su defensa por los árboles frente al Museo. Después, le tendió la mano el titular de Cultura, César Antonio Molina.
No le gustaba el proyecto porque la "autopista" que iba a pasar frente al Museo deterioraría su colección y perjudicaría a los visitantes. Sus protestas y las de otros colectivos en favor del arbolado y contra los privilegios del Museo del Prado provocaron siete modificaciones del proyecto inicial.

Molina fue el que avanzó, a primera hora de la mañana de ayer el posible acuerdo. Después lo confirmó el propio museo. El alcalde se vio obligado a dar explicaciones en la rueda de prensa posterior al consejo de gobierno municipal, cuando le pasaron teletipos con el anuncio del ministro.

En ningún momento se mostró derrotado: "Es una magnífica noticia que este proyecto del Ayuntamiento cuente con el apoyo de los tres museos que conforman el paseo del arte (museos Prado, Thyssen y Reina Sofía)".
Argumentó también que el nuevo diseño se parece más al proyecto anterior que al último presentado y agradeció "muy mucho" la intermediación de Molina. El arquitecto Juan Miguel Hernández León, coautor junto con Álvaro Siza de esta reforma, señaló que esperan que se formalice el acuerdo.

Ya no hará falta que la baronesa vacíe el Museo, ni pierda el sueño por la sombra de los árboles. Venció esta batalla.

El ministro: «Es un buen camino» 

El titular de Cultura, César Antonio Molina, calificó de "buen camino" el principio de acuerdo alcanzado entre las tres partes y aseguró que la propia baronesa lo conoce. "He aprendido a entender sus reflexiones y he tratado de unir a los técnicos de las tres partes y hay una propuesta", dijo.

Por contra, el Gobierno regional, que se había aliado en el mismo bando que Cervera, no vio tan bien el pacto. El vicepresidente primero, Ignacio González, advirtió de que la reforma afecta a "prácticamente" todo el centro de Madrid y que no es "cuestión de pactos" sino de un análisis "detallado". Insistió en hacer un túnel subterráneo en el área para evitar problemas de movilidad. Gallardón lo descartó. 

Así fue la guerra 

Febrero 2002: Gallardón retoma el Plan

El alcalde retoma un plan de Álvarez del Manzano de 1994. En febrero de 2002 gana el concurso Álvaro Siza. A final de año comienzan las críticas.

Mayo 206: Protestas y marcha atrás

Gallardón presentó en 2005 su plan. El grupo SOS Árboles protesta por las talas previstas. La baronesa abandera la crítica. Se reabren la consulta y replantea el proyecto.

Diciembre 2007: ¡Que me llevo mi museo!

La baronesa se encadena a un árbol en mayo y amenaza con llevarse el museo en diciembre. La respaldan ministerio y Comunidad. Gallardón replantea de nuevo el plan.

Noticias Relacionadas