Jueves, 13 de Diciembre de 2007

Can Ruti reabre sus servicios, aunque no recuperará la plena normalidad hasta el lunes

EFE ·13/12/2007 - 10:57h

EFE - Una paciente del hospital Germans Trias i Pujol de Badalona (Barcelona), permanece en el exterior del centro tras ser evacuada debido al incendio que se inició ayer en un taller de mantenimiento situado en el sótano.

El hospital de Can Ruti de Badalona (Barcelona) ha reabierto hoy varios quirófanos y algunos servicios de urgencias, aunque no será hasta el próximo lunes cuando el centro recupere la plena normalidad, tras el fuego que se originó ayer en el sótano del edificio y que obligó a evacuar a unos 200 enfermos.

Pese a la excepcionalidad de la situación, el centro ha vivido hoy una jornada relativamente tranquila, marcada por las tareas de limpieza de las manchas de humo, visibles en muchas de las paredes y en el mobiliario del edificio, y por las labores de información a los pacientes, muchos de los cuales han visto cómo se anulaban sus visitas.

El gerente del hospital, Enric Argelagués, ha destacado que los más de cien enfermos que tuvieron que ser reubicados ayer en otras dependencias del edificio libres de humo han pasado una noche "tranquila, confortable y estable".

Por su parte, los 43 enfermos más graves, que tuvieron que ser trasladados a otros hospitales, han empezado a regresar progresivamente a Can Ruti, donde anoche se recuperó parte del servicio eléctrico y de climatización del centro.

El hospital ha podido reabrir esta mañana las urgencias de las áreas maternal, obstétrica y pediátrica, así como las unidades de críticos, reanimación y cuidados intensivos, mientras que está previsto que las urgencias generales empiecen a funcionar entre hoy y mañana.

Argelagués ha indicado que hoy se han tenido que suspender unas cincuenta operaciones, aunque se ha comprometido a que todas las intervenciones y consultas externas anuladas estén reprogramadas antes del día de Reyes.

Precisamente, la falta de suministro eléctrico y el fallo del servicio informático y telefónico impidió avisar a las cerca de 1.300 personas que tenían hoy visita para una consulta externa, muchas de las cuales -unas 750, según Argelagués- se han personado en el hospital al no saber que su cita había sido desprogramada.

Argelagués confía en que el centro "funcione al cien por cien" el próximo lunes, cuatro días después de que se declarara el fuego, una vez se recuperen gradualmente los quirófanos y las salas que aún permanecen cerradas.