Jueves, 13 de Diciembre de 2007

Del Olmo viaja a Marruecos para tomar una muestra de ADN a un sospechoso del 11-M que está preso

EFE ·13/12/2007 - 20:51h

EFE - El juez instructor del caso del 11-M, Juan del Olmo, quien ha viajado a Marruecos para tomar una muestra de ADN a un sospechoso del 11-M que está preso.

El juez de la Audiencia Nacional Juan del Olmo viajará el próximo lunes a Marruecos para tomar una muestra de ADN al presunto terrorista Saad Houssaini, encarcelado en ese país tras su detención el pasado 9 de marzo en Rabat, con el objeto de comprobar si su perfil genético aparece en algún escenario del 11-M.

Según informaron a Efe fuentes de la investigación, el juez, que viajará acompañado por un secretario judicial y el fiscal Miguel Angel Carballo, aprovechará también este desplazamiento para pedir a las autoridades alauíes que juzguen a dos imputados en la causa, Abdelillah Hriz y Hicham Ahmidan, también presos allí y que no van a ser extraditados a España por ser de nacionalidad marroquí.

Precisamente, la imputación de Hriz se produjo el pasado 28 de febrero a raíz del resultado de una prueba de ADN a la que fue sometido cuando Del Olmo viajó por primera vez a Marruecos, el 28 de noviembre de 2006, para tratar de identificar algunos perfiles genéticos extraídos de los distintos escenarios del 11-M.

Ahora, Del Olmo repetirá este mismo trámite con Houssaini, miembro del Grupo Islámico Combatiente Marroquí (GICM) al que se le atribuye haber participado en los atentados de Casablanca de 2003, y al que el juez investiga en una causa que está declarada secreta.

Las fuentes consultadas destacaron que si el resultado de esta prueba diera positivo "sería perfecto", pero recalcaron que no se sabe lo que puede suceder, ya que sobre la participación de Houssaini en el 11-M sólo existen sospechas.

"Existe esa sospecha y ésta es una investigación que es y seguirá siendo exhaustiva, lo que significa que, ante cualquier duda que surja, se hará todo lo posible para que se aclare por poco verosímil que parezca", añadieron las citadas fuentes.

Entre los indicios recabados sobre la posible intervención en los atentados de Houssaini, alías "Mustafá" y "Nabil", figuran sus relaciones personales con miembros de grupos terroristas, así como que "no se descarta su presencia en España en un momento decisivo" ni que regresase a Marruecos poco después de la masacre.

Cuando se produjo su detención en Marruecos, las Fuerzas de Seguridad españolas indicaron que no había constancia de su relación con el 11-M, aunque no lo descartaron por completo y señalaron que habría que estudiar el contenido de su declaración policial.

Una vez se obtenga la muestra de ADN, ésta se cotejará con los ocho perfiles genéticos que permanecen anónimos y cuya identidad sigue investigando el juez en una de las cinco piezas desglosadas del sumario principal abierto a raíz de la masacre.

De concordar el ADN de Houssaini con alguna de esas muestras, Del Olmo le imputará como presunto autor de los atentados y, al igual que hará con Abdelillah Hriz y Hicham Ahmidan, pedirá a las autoridades marroquíes que le juzguen allí por el 11-M.

El motivo de tener que hacer esta petición a Marruecos se debe a que su tratado de extradición prevé la no extradición de sus nacionales.

Sin embargo, este mismo convenio también prevé que se puedan juzgar en Marruecos los hechos que imputa un país a sus nacionales con las pruebas y piezas de convicción que se pongan a disposición de sus autoridades judiciales.