Jueves, 13 de Diciembre de 2007

Líbano da palos de ciego en la búsqueda de los asesinos del general Francois al-Hayy

La Policía se inclina por atribuir el atentado a un grupo islamista cercano a Al-Qaeda

EUGENIO GARCIA GASCON ·13/12/2007 - 19:34h

Las fuerzas de seguridad libanesas han detenido en las últimas horas a cuatro hombres sospechosos de haber participado en el asesinato del general Francois al-Hayy el miércoles en Beirut, un atentado que se aparta en algunas circunstancias de otros similares ocurridos en los dos últimos años.

Los detenidos son los tres propietarios anteriores de un vehículo cuya matrícula se halló en el lugar del atentado y que aparentemente pertenecía al BMW que se utilizó como coche bomba, así como una cuarta persona que merodeaba por las inmediaciones del lugar de la explosión y que la policía consideró sospechosa.

Sin embargo, a lo largo de la jornada no trascendió que la investigación haya avanzado y ni siquiera se sabía si alguno de los cuatro detenidos tenían la menor vinculación con el suceso.

El prestigioso diario prosirio Al-Safir informó que las fuerzas de seguridad no descartan ninguna línea de investigación aunque se inclinan por atribuir la autoría a un grupo islamista, tal vez del ámbito de Al-Qaeda o de Fatah al-Islam.

Romper los esquemas del terrorismo 

Hay que destacar que el general Hayy es la primera víctima militar no afiliada a la mayoría antisiria, lo que significa que su muerte rompe los esquemas de los atentados anteriores.

El Gobierno de Fuad Siniora ha pedido ayuda a una comisión de la ONU que investiga estos crímenes, una comisión que en casi dos años no ha logrado aclarar ningún asesinato, aunque ha manejado algunos indicios que relacionan el asesinato de Rafiq Hariri con los responsables de los servicios de inteligencia sirios en Líbano.

El cristiano Michel Aoun, líder del Movimiento Libre Patriótico, de orientación prosiria, culpó al gobierno de colusión con los 18 atentados ocurridos desde que las tropas sirias evacuaron Líbano en abril de 2005.

"La autoridad no debe estar muy alejada de estos crímenes ya que no ha descubierto ninguna pista", manifestó el líder maronita.

Aoun reveló que ha elaborado un documento escrito que pretende discutir con la mayoría para sacar al país de la crisis, aunque se negó a comentarlo. "La oposición me ha elegido para hablar con cualquiera con el fin de lograr un acuerdo", explicó en alusión a la crisis constitucional.

Noticias Relacionadas