Jueves, 13 de Diciembre de 2007

Mapplethorpe proyecta la sexualidad en sus imágenes de flores o esculturas

EFE ·13/12/2007 - 17:16h

EFE - Un fotógrafo toma imágenes de la obra de Robert Mapplethorpe "Lisa Lyon" (1982) , que forma parte de la exposición 'Una mirada americana, 1936-1996', que se expuso en el Museo de Arte Contemporáneo de Segovia Esteban Vicente en junio pasado.

Flores, frutas, esculturas, vidrios, objetos cotidianos fueron fotografiados por Robert Mapplethorpe (1946-1989) dotándoles de la misma sensualidad y estética que el cuerpo humano, como se contempla en la exposición que dedica al artista estadounidense la galería Pepe Cobo.

"Vanitas", título de la muestra que se inaugura hoy, reúne 34 imágenes, siempre en blanco y negro, en las que la sexualidad está presente, pero con una presencia no tan directa como es habitual en este artista, que escandalizó con desnudos, principalmente masculinos, y con sus escenas homosexuales y sadomasoquistas.

Mapplethorpe supo captar la esencia del mundo homosexual convirtiéndose en el fotógrafo más representativo de los 80. Con una edición de diez impresiones, las imágenes exhibidas en "Vanitas" tienen un precio entre 8.000 y 12.000 euros.

Pepe Cobo inició su relación con la obra de Mapplethorpe cuando en 1991, en la galería "Weber, Alexander y Cobo", organizó una muestra sobre retratos de artistas y desnudos. Esta vinculación le ha permitido dialogar con la Fundación Robert Mapplethorpe y mediar para que ésta le concediera la representación de la obra de Mapplethorpe en España.

Al tener muchos representantes y galerías en todo el mundo, "a la Fundación le interesa que cada uno abarque una particularidad del artista. Yo conocía muchas cosas y he querido descubrir el mundo de los objetos, aunque es menos espectacular", señaló a Efe el galerista.

Esta faceta de la obra de Mapplethorpe no es la más conocida, "pero, como se confirma en esta exposición, el artista no solo utilizaba el cuerpo como elemento y soporte estético y escénico: su mirada reflejaba esa imaginería sexual en los monumentos, en los objetos de consumo, en las flores, en ciertos bustos".

En su selección de fotografías, a Pepe Cobo le ha interesado también la iconografía barroca reflejada en las obras. "He buscado esa iconografía a la que pertenecemos, que hemos vivido y que tenemos muy vinculada a nuestra cultura. Elegí estas imágenes para explicar de alguna manera cómo también la sexualidad de la que habla Mapplethorpe está proyectada no solamente en el cuerpo sino en otros fragmentos".

Mapplethorpe juega con la luz, las sombras, los claroscuros, "técnicas que vienen también de todo el barroco de Caravaggio, de Ribera. Utiliza todo ese clasicismo y utiliza el claroscuro para proyectarlo de alguna manera con esa crudeza de la realidad de hoy".

Retratar el cuerpo, dándole carácter de monumentalidad y estética clásica y desnudándolo sin ningún tipo de tapujos, fue uno de los intereses del artista, que utiliza ese cuerpo como soporte, dándole un brillo que hace que "el monumento, el cuerpo y la escultura se confundan".

En opinión del Pepe Cobo, "incluso en las fotografías sobre sadomasoquismo, en sus imágenes más brutales, existe esa composición estética en las formas".

Con una obra conocida y reconocida internacionalmente, en España han sido escasas las exposiciones que se han dedicado al artista estadounidense, con el que, en opinión del galerista, el Museo Reina Sofía tiene una deuda. "Creo que Mapplethorpe se merece una gran retrospectiva en un museo español importante".