Jueves, 13 de Diciembre de 2007

La baronesa Thyssen no se quejará más

El alcalde de Madrid confirma un principio de acuerdo con la Fundación Thyssen sobre el proyecto de reforma del eje Prado-Recoletos

EUROPA PRESS ·13/12/2007 - 12:56h

La baronesa Thyssen, en una imagen de archivo. EFE

El alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, ha confirmado que el Ayuntamiento, el Ministerio de Cultura y la Fundación Thyssen han alcanzado un acuerdo en torno a la remodelación del Eje Prado-Recoletos. El nuevo proyecto no afectará ningún árbol de esta zona de la capital.

Gallardón ha ratificado el anuncio realizado por el Ministro de Cultura, César Antonio Molina, de que las tres administraciones han alcanzado un acuerdo "técnico" con el Museo Thyssen-Bornemisza.

La principal modificación del proyecto para reformar el Eje Prado-Recoletos es que los carriles de subida desde la glorieta del Emperador Carlos V hacia la plaza de Cibeles, en lugar de discurrir frente al Thyssen, se construirán, a partir de la plaza de la lealtad, en la zona derecha del paseo del Prado, colindantes con el Cuartel General de la Armada y el Palacio de Cibeles, nueva sede del Ayuntamiento.

Misma absorción de tráfico 

Mientras, los tres carriles de bajada desde Cibeles hacia la plaza de Canovas del Castillo y Atocha se mantendrán frente al museo de la Baronesa Thyssen, aunque la capacidad para absorber el tráfico tanto en sentido norte como en sentido sur será la misma, ya que el número de carriles totales no variará.

Así, los carriles de bajada, dos para vehículos privados y uno para transporte público, entre Cibeles y la glorieta del Emperador Carlos V discurrirán en línea recta junto al Museo Thyssen, el Ministerio de Sanidad y Consumo y el futuro Caixa Fórum.

Los dos de subida para el tráfico privado irán junto a los tres de bajada hasta alcanzar las plazas de Neptuno y la Lealtad, donde realizarán una pequeña curva a la derecha para dirigirse hacia la zona más cercana al Hotel Ritz, el Cuartel General de la Armada y el Palacio de Cibeles. El carril de subida del transporte público continuará transitando junto al Museo del Prado.

Según Gallardón, el objetivo principal del proyecto, "la recuperción del Salón del Prado", se mantiene "íntegro" porque este espacio "no se ve afectado y no tiene ningún tipo de modificación". El alcalde destacó el hecho de haber logrado sumar al apoyo de los patronatos de los museos del Prado y Reina Sofía con el que ya se contaba, el del Thyssen.