Jueves, 13 de Diciembre de 2007

El detenido por matar a una anciana sufría alteraciones e iba a ser trasladado

EFE ·13/12/2007 - 11:37h

EFE - Imagen de una residencia de ancianos en septiembre de este año.

El hombre que ha sido detenido acusado de matar a una anciana de 88 años que estaba interna en su misma residencia geriátrica sufría alteraciones de conducta debido a su adicción al alcohol e iba a ser trasladado a otro centro el mismo día en que ocurrieron los hechos.

Así lo ha confirmado a Efe el director de la residencia, Miguel Peláez, quien ha indicado que el presunto autor de la muerte de la anciana había entrado al centro por vía de urgencia social y que, tras el acuerdo entre la residencia, la familia y la Junta de Andalucía, iba a ser trasladado a un centro psicogeriátrico.

El suceso tuvo lugar en la madrugada de ayer cuando, por causas que aún se desconocen, el hombre agredió en reiteradas ocasiones a la mujer con una zapatilla y le causó lesiones que, al parecer, le han causado la muerte.

Peláez ha insistido en que en su centro se cumplieron todos los protocolos previstos y que desde que el hombre ingresó en la residencia se le había dispuesto una habitación para el solo y se le sometía a una estrecha vigilancia.

De hecho, ha indicado que la agresión se produjo en unos siete minutos, según se ha podido confirmar con las cámaras de vigilancia interna de las que se dispone en el centro.

Peláez ha subrayado que el presunto autor de la muerte de la anciana, A.M.C., de 59 años, llegó sin diagnosticar al centro y que fue en la residencia donde se decidió que, debido a sus alteraciones de conducta, debía ser trasladado a otro centro más idóneo, una orden de traslado que llegó ayer.

Respecto a la agresión, Peláez ha indicado que en el momento en el que se descubrieron los hechos, A.M.C. sólo llevaba una zapatilla en la mano, por lo que apunta a que no utilizó ningún otro objeto, si bien ha insistido en que "es algo que tiene que determinar la Policía".

En cuanto a la víctima, el director del centro geriátrico ha destacado que la mujer de 88 años se encontraba en "fase terminal" de la enfermedad de Alzheimer.