Jueves, 13 de Diciembre de 2007

El claustro del Monasterio de los Jerónimos, un escenario histórico para la firma del Tratado de la UE

EFE ·13/12/2007 - 10:23h

EFE - Imagen de archivo del presidente de Portugal, Aníbal Cavaco.

El Monasterio de los Jerónimos, uno de los monumentos más emblemáticos de la capital lusa y símbolo de los descubrimientos de los navegantes portugueses, añade hoy una página más a su larga historia al convertirse en el escenario de la firma del Tratado de Lisboa por los líderes de los 27 países de la UE.

Los jefes de Estado y de Gobierno europeos firmarán el cuarto Tratado de la Unión Europea (UE) en un claustro que es Patrimonio de la Humanidad desde 1983 y que destaca por su gran riqueza iconográfica.

Fuentes de la Presidencia portuguesa de la UE explicaron a Efe que la elección de este simbólico lugar pretende rememorar la firma por parte de Portugal del acta de adhesión a la CEE (Comunidad Económica Europea) el 12 de junio de 1985, el mismo día en el que España hizo lo propio en el Palacio Real de Madrid.

El centro del claustro, habitualmente descubierto y que permite la entrada de la luz blanca que caracteriza a Lisboa, está cubierto para la ceremonia con una tela blanca e iluminado en azul "comunitario".

Sobre una tarima que protege el césped que cubre el centro del claustro, se sentarán los líderes europeos que firmarán el documento y el cerca de un centenar de invitados a la ceremonia.

Contrasta la piedra del edificio con la alta tecnología utilizada para este evento, con miles de metros de cable recorriendo el lugar y una pantalla gigante en la que se exhibirán imágenes de Lisboa y las banderas de los 27 Estados miembros de la Unión, a medida que cada uno de los dirigentes firme el texto del nuevo Tratado que reglamentará sus relaciones y decisiones.

El monasterio, edificado a partir de 1501 y que alberga los sepulcros de portugueses ilustres como Vasco de Gama, Luis de Camoes, Fernando Pessoa o Alexandre Herculano, completará su nuevo aspecto con la propia mesa en la que los líderes europeos firmarán el documento, que se convertirá a la vez en una pantalla de televisión.

Fuentes eclesiásticas dijeron a Efe que el moderno montaje instalado para esta firma en el claustro les parece un "sacrilegio" y lamentaron el aspecto que luce el antiguo local de recogimiento, en el que paseaban los escasos monjes que lo habitaban, y que hoy está repleto de gente.

El área de prensa está instalada en el antiguo refectorio del monasterio, construido en una sala adyacente al claustro, y con una capacidad para poco más de un centenar de profesionales, cuando están acreditados más de 600 periodistas.

El claustro, que comenzó a construirse en 1517 por el arquitecto Joao de Castilho a petición del rey Don Manuel, luce con la piedra en su color original después de que abriese en 2002 tras cuatro años de minuciosas obras de restauración.

En la planta superior del claustro, de estilo manuelino y que fue concluida 1550 tras cinco años de trabajo, se encuentran las cabinas de traducción y las cámaras de televisión que retransmitirán la ceremonia en directo para varias decenas de países.

Este claustro ya vivió jornadas completamente ajenas a su función original, como las invasiones francesas (1807-1811), que lo convertieron en escenario de una campaña militar que obligó a tapar las arcadas para servir de acuartelamiento a las tropas inglesas.

Después de largos años sin cuidados, en 1940, con motivo de las conmemoraciones centenarias de la fundación e independencia de Portugal, se efectuó la primera restauración de envergadura.