Jueves, 13 de Diciembre de 2007

Zapatero viaja a Lisboa para firmar el Tratado que sustituirá a la Constitución de la UE

Con el Tratado de Lisboa la UE se dota de una presidencia estable, el Parlamento obtiene más poderes y se limitan las posibilidades de vetos nacionales

EFE ·13/12/2007 - 08:16h

EFE - Imagen de archivo del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero.

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, viajará hoy a la capital portuguesa para firmar el Tratado de Lisboa, texto que sustituirá definitivamente a la fracasada Constitución Europea y con el que la UE busca modernizar sus instituciones y fortalecer su presencia en el mundo.

La ceremonia oficial, en la que participarán los jefes de Estado y de Gobierno de los 27 países miembros, tendrá lugar en el claustro del monasterio de los Jerónimos.

El Consejo de Ministros autorizó el pasado viernes la firma del nuevo Tratado, un texto que, en palabras de la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, permitirá seguir desarrollando una UE "de valores y solidaria, con mayor legitimidad democrática y más eficaz".

Con el Tratado de Lisboa, la UE se dota de una presidencia estable, el Parlamento obtiene más poderes y se limitan las posibilidades de vetos nacionales.

p;

El viernes, Zapatero viajará a Bruselas para participar en el Consejo Europeo, una cita que habitualmente se celebra en la capital belga en dos jornadas y cuya agenda se ha comprimido en un día para que los líderes europeos firmen el nuevo Tratado en Lisboa, capital del país que ostenta este semestre la presidencia de la Unión.

Zapatero ha participado activamente en la redacción del nuevo texto y ha tenido también que ser flexible para consensuar acuerdos que, en determinados aspectos, rebajan las aspiraciones de la Constitución Europea.

El acuerdo definitivo lo alcanzaron los 27 jefes de Estado y de Gobierno el pasado mes de junio en Bruselas, donde Zapatero mostró su satisfacción al considerar que se habían recogido las principales aspiraciones de España.

En su opinión, uno de los mayores avances del nuevo texto es que pasan de 36 a 87 las materias que se decidirán por mayoría cualificada y no por unanimidad, lo que reduce la posibilidad de vetos en áreas importantes para España, como la inmigración o el área de justicia e interior.

España fue el primer país que ratificó en referéndum la malograda Constitución europea, que quedó bloqueada al rechazarla en votación los franceses y holandeses.

Según explicó Zapatero al pleno del Parlamento europeo, donde compareció el pasado 28 de noviembre, el nuevo Tratado no se someterá a referéndum en España porque los ciudadanos ya votaron a favor de la Constitución, muchos de cuyos puntos se incluyen en el nuevo texto, y porque además existe consenso político para no hacerlo.

Ante los obstáculos que encontró la Constitución europea en su proceso de ratificación, Zapatero propuso en la Eurocámara que se diseñe de cara al futuro un instrumento común y simultáneo de ratificación de los tratados para todos los países comunitarios.