Jueves, 13 de Diciembre de 2007

La española Elvira Minguez rehuye de los personajes femeninos que caen en los tópicos

EFE ·13/12/2007 - 01:25h

EFE - La actriz Elvira Mínguez indica que está muy ilusionada con su participación en un documental con elementos de ficción sobre Mercedes Pinto, una mujer que de esposa maltratada, pasa a convertirse en una escritora feminista.

La actriz española Elvira Mínguez, quien se prepara para actuar en un filme sobre la escritora feminista Mercedes Pinto, se siente a gusto interpretando personajes que viven la sexualidad de forma "distinta" y que se alejan de los tópicos sobre la mujer en los que incurren los cineastas.

"En el cine ves que está muy metida la idea que los hombres tienen sobre la sexualidad femenina. Son determinados tópicos que hay que abandonar", afirmó hoy a Efe la protagonista de filmes como "Tapas" y "Pudor", por los cuales ha sido premiada en España.

En ese último filme, exhibido en el festival Pantalla Pinamar que tiene lugar en este balneario argentino, uno de los problemas que se muestran es el de la incomunicación en una familia y entre la protagonista (Elvira Mínguez) y su esposo (papel que hace el actor español Nacho Novo).

Mínguez explicó que una de las facetas que le gustaron de su personaje, Julia, "es que busca una válvula de escape para desarrollar una sexualidad distinta. Se atreve y se deja llevar".

"Me gusta mucho el personaje que hace la francesa Isabelle Huppert en la película La Pianista. Es una mujer que coloca la fantasía por delante y se decide a probar algo diferente", afirmó la actriz, de 42 anos, al ser preguntada sobre dónde buscó su inspiración.

"La caja", filme en el que Elvira Mínguez actuó junto a Angela Molina, entre otras compatriotas, también se exhibirá en el festival Pantalla Pinamar, que comenzó el pasado 8 de diciembre y se prolongara hasta el día 15.

Elvira Mínguez indica que está muy ilusionada con su participación en un documental con elementos de ficción sobre Mercedes Pinto, una mujer nacida en 1883 en santa Cruz de Tenerife (Islas Canarias, España), que, de esposa maltratada, pasa a convertirse en una escritora feminista.

La autora fue reconocida en varios países de América Latina donde residió.

"Es una figura apasionante. Fue la primera mujer que en su país escribió un discurso a favor del divorcio y lo lee (ante una audiencia). Por ello, (el dictador) Primo de Rivera la obliga a exiliarse y viene a Suramérica, donde escribe la novela El", en la cual luego se basaría la película homónima Luis Buñuel, explica.

Este filme se empezará a rodar en mayo próximo bajo la dirección de David Baute.

Elvira Mínguez explicó que su colega española Mercedes Sampietro hará el papel de escritora, ella será una periodista y la joven Marta Etura encarnará a una estudiante de sicología.

Entre estos tres personajes se va creando la figura de Mercedes Pinto.

Mínguez explica que no suele utilizar vivencias propias para armar los personajes que interpreta.

"Tengo más referentes con el área literaria; creo que todo está escrito, que todos los análisis de personajes se han hecho. Por mucho que no pese, los seres humanos tampoco somos tan complicados o especiales", afirma.

Afirma que ha habido un proceso de cambio en su forma de actuar, ya que antes era más "cuadriculada" o estructurada, y ahora trabaja "con más libertad".

"Procuro que el trabajo sea más flexible y no comerme tanto la cabeza. Estoy dejando salir la intuición y confío en los conocimientos previos que adquirí. Supongo que tiene que ver la edad y la experiencia acumulada", indica.

Mínguez ganó sendos premios a la mejor actuación femenina en dos festivales celebrados en Málaga por sus interpretaciones en los filmes españoles "Tapas", de José Corbacho y Juan Cruz, y "Pudor", dirigida por Tristán y David Ulloa.

"El reconocimiento lo tomo con mucha calma; esta profesión es 'pan para hoy y hambre para mañana'. Pero valoro los premios. Me dicen que no voy por mal camino", indica.

Minguez reconoce que el cine español tiene problemas, ya que está perdiendo espectadores en su país. Cree que el fenómeno tiene diversas causas y afirma que "cada uno tiene que hacer autocrítica en su parcela".

"Aunque tampoco podemos continuar con la idea de que el cine español va fatal. Tenemos que dar otra imagen. Partimos de una imagen de decepción y así difícilmente vamos a cambiar las cosas", afirma.

La actriz indica que en España hay una dificultad para "levantar" financieramente un proyecto cinematográfico cuando no hay "una cadena de televisión detrás".