Miércoles, 12 de Diciembre de 2007

La crisis golpea a la construcción que perderá 250.000 empleos en un año

Entrará en recesión en 2008 por el descenso del 8% en la edificación de viviendas

S. R. Arenes/G. Ayuso ·12/12/2007 - 22:17h

El parón en la construcción hará caer el empleo entre 200.000 y 250.000 puestos de trabajo el próximo año y quizá más en 2009, según la previsión de Analistas Financieros Internacionales que asumen las inmobiliarias –el lobby inmobiliario G-14 ha contratado a esta consultora para las estadísticas–.

A este panorama negativo se une también el informe de Euroconstruct hecho público ayer por el Instituto Tecnológico de la Construcción (Itec), que señala que la construcción residencial está experimentando una desaceleración “más abrupta de lo que se esperaba”.

Sólo el gran volumen de viviendas iniciadas en 2006 está maquillando un suave aterrizaje en 2007, que en 2008 se hará mucho más notable con una caída del 8% del volumen de producción, y que se acentuará hasta alcanzar el 10% en 2009. Este año ya se han iniciado 150.000 viviendas menos que en 2006. “Se puede hablar abiertamente de crisis”, afirmó el director general de Itec, Anton M. Checa.

Sólo el buen momento de la construcción de obra pública y civil, que se prevé crecerá un 4,5% en los próximos dos años, amortiguará el descenso de la construcción en España. Pero no evitará una recesión en el sector del 0,6% en 2008 y del 1,8% en 2009.

Reducir los precios

Sin embargo, las inmobiliarias aseguran que no habrá bajadas “significativas” en el precio de los pisos que venden las grandes inmobiliarias. Agrupadas en el lobby bautizado como G-14 (aunque son 13), estas promotoras se niegan a vender viviendas por menos dinero a pesar de que reconocen que sus ventas han caído casi a la mitad entre agosto (cuando surgió la crisis de las hipotecas basura en EE UU) y octubre y también pese a que venderán unas 90.000 viviendas menos en todo este año, según sus cálculos. Esto supone el 15% de las viviendas iniciadas.

Los promotores se escudan en el precio del suelo que, se quejan, “supone más de la mitad del valor total de una casa”, cuando hace años pesaba un tercio, señaló ayer en un encuentro con la prensa Pedro Pérez, secretario general del G-14 y ex secretario de Estado de Economía.

Preguntado sobre si reducir el precio de los pisos aliviaría el parón de ventas, dado que inmobiliarias del citado grupo de presión tienen hasta un 40% de margen para bajar, Pérez, consejero en una filial de Sacyr Vallehermoso, rechazó abiertamente rebajas”significativas” por la “rigidez” que les supone a estas empresas “el coste del suelo” y “el menor nivel de demanda”.

A renglón seguido, Pedro Pérez responsabilizó a ayuntamientos y comunidades autónomas de “tener la llave” para “hacer vivienda más asequible”. Según este directivo, no hay suficiente suelo barato disponible para ello y pidió “acortar los plazos” para lograr que un suelo rústico pase los trámites para convertirse en urbano. El G-14 avisa de que presionará para lograrlo.

Sin embargo, el mensaje es contradictorio ya que las inmobiliarias tienen bolsa de pisos suficiente para vender como muestra el hecho de que algunas de ellas “paran la venta” en promociones a las que no dan salida, como admitió Pérez. De hecho, en algunos casos “se devuelve la señal a los compradores cuando no se vende más del 10% de la promoción”.

Lo que no mencionó ayer el ejecutivo es que las principales inmobiliarias (que sólo controlan en torno al 7% del mercado) tienen grandes bolsas de suelo acumulado y que uno de los factores que lo han encarecido es la compraventa de terrenos entre los propios promotores.

Bajan las viviendas usadas

Dónde sí caen los precios “nítidamente” es en vivienda usada y también en los inmuebles en la costa. La vivienda urbana cae, reconoció Pérez. Pero rechazó rebajas drásticas porque el “stock se ha estabilizado”, aunque los ‘regalos’ que ofrecen las promotoras en los salones inmobiliarios son, de hecho, una bajada.

La principal preocupación de las promotoras es que la banca siga cerrando el grifo porque “necesitamos el crédito para nuestra actividad”, señaló Pedro Pérez. Recordó que la actividad inmobiliaria supone el 8% de la riqueza nacional y absorbe el 60% de los créditos totales.

España sufre la mayor caída en  Europa 

El boom de la construcción ha sido general en toda Europa. Pero la caída será mucho más dura en España porque es donde más se ha edificado. Es un pronóstico que realiza el Instituto de Tecnologia de la Construcción (Itec), que ha participado en el estudio Euroconstruct que realizan 19 institutos europeos sobre previsiones del sector para 2008 y 2009.

“Cuánto más extremo es el comportamiento, hay más riesgos de acabar el ciclo de forma brusca”,  explicó ayer el director general del Itec, Anton M. Checa. Mientras que Italia y Francia han incrementado este año en un 50% y un 30% respectivamente  el parque de viviendas a la venta, en España el volumen ha crecido en un 150%.

España encabezará en 2008 las viviendas acabadas, que se empezaron entre 2006 y 2007. Serán 500.000, frente a las 400.000 de Francia o las 300.000 de Inglaterra y Alemania.

Pero la tendencia cambiará. En 2008, con una caída del 8% y 210.000 nuevas viviendas iniciadas, quedará por debajo de la producción de Alemania, que prevé iniciar 245.000 viviendas, con una ralentización de sólo el 0,5%. España igualará a Inglaterra, que sin embargo espera construir sólo un 0,7% menos respecto a su actividad en 2007. Es más, mientras España empeorará la actividad en 2009, con un 10% menos de producción, Alemania y el Reino Unido prevén incrementarla en un 2,4%.