Miércoles, 12 de Diciembre de 2007

Los bancos centrales mundiales acuden a apagar la crisis

La Reserva Federal, el BCE y otras entidades anuncian un plan conjunto para  inyectar dinero en los mercados y evitar que la crisis se propague a la economía

F.SAIZ/D. ANGLÉS ·12/12/2007 - 21:46h

La caballería acudió ayer en ayuda de los mercados internacionales de crédito. La Reserva Federal de Estados Unidos (la denominada Fed), el Banco Central Europeo (BCE), el Banco de Inglaterra, el Banco de Canadá y el Banco de Suiza  anunciaron ayer un plan conjunto para inyectar liquidez en los mercados.

La iniciativa, que está capitaneada por la Reserva Federal (es en Estados Unidos donde las restricciones de crédito se han notado más), se instrumentará a través de un calendario de subastas, que permitirán obtener dinero a buen precio y con otras ventajas (se amplía por ejemplo el catálogo de garantías que se pueden aportar).

Aunque las autoridades económicas y monetarias intentaron rodear la decisión de una cierta normalidad, se  trata de movimiento coordinado prácticamente sin precedentes.  Hubo un amago de coordinación entre la Reserva Federal y el BCE en el año 2000 para frenar la apreciación del dólar, y el 11 de septiembre de  2001, tras los atentados de EStados Unidos, también se anunció la disposición de ambas entidades y del Banco de Japón para restablecer la normalidad en el sector financiero.

Pero un plan tan específico y amplio es la primera vez que se produce en la historia, y sugiere que las autoridades monetarias temen que la falta de liquidez en los mercados acabe penalizando gravemente el crecimiento económico mundial.

El grueso de las subastas se concentrará en Estados Unidos. La Fed licitará el próximo 17 de diciembre, 20.000 millones de dólares, y repetirá la puja el 20 de diciembre. La Reserva Federal tiene previsto celebrar otras dos subastas, el 14 y el 18 de enero, con una cuantía todavía por determinar.  El BCE complementará las inyecciones con otras dos subastas, que se celebrarán en fecha todavía no decidida, por un importe conjunto de 20.000 millones de dólares.

El Banco de Suiza  y el Banco de Canadá harán lo propio en una cuantía más modesta (4.000 millones y 3.000 millones de dólares respectivamente). Por su parte, el  Banco de Inglaterra se suma a la iniciativa ampliando dos subastas que ya tenía previstas de 2.850 millones a 11,350 millones de libras, que equivalen a 19.560 millones de dólares.
En total, el dinero que se ofrecerá a los bancos comerciales es, al menos, de 86.560 millones de dólares.

La iniciativa es la réplica de los principales bancos centrales a los problemas de liquidez en los mercados de crédito, producto de la desconfianza entre las propias entidades a raíz del estallido de la crisis de las hipotecas de alto riesgo en EEUU.

La situación se agravó el martes después de que la rebaja de los tipos de interés norteamericanos no consiguiera alejar el miedo a la recesión en el país. La reacción de las bolsas dio a entender que la medida no había conseguido restablecer la tranquilidad.

Un funcionario de la Fed que cita Bloomberg reveló ayer, sin embargo, que la decisión de la iniciativa conjunta no es una respuesta a esas recientes tensiones, ya que estaba tomada desde la semana pasada.