Miércoles, 12 de Diciembre de 2007

Un incendio en Can Ruti obliga a desalojar a unos 200 enfermos por el humo

EFE ·12/12/2007 - 15:13h

EFE - Un total de 110 pacientes del hospital Germans Trias i Pujol de Badalona (Barcelona), conocido como Can Ruti, han tenido que ser trasladados a un hospital de campaña que se ha habilitado en la zona tras el incendio registrado en el centro este mediodía.

Un incendio declarado en una sala de vestidores situada en los sótanos del hospital Germans Trias i Pujol de Badalona (Barcelona), conocido como Can Ruti, ha obligado hoy a trasladar provisionalmente a cerca de 200 pacientes, los más graves de los cuales han sido evacuados a otros centros sanitarios.

El fuego se ha iniciado este mediodía, por causas que se desconocen, en el subterráneo del hospital y, aunque ha sido controlado por los bomberos en apenas media hora, el humo se ha extendido rápidamente por gran parte del edificio a través de los sistemas de ventilación y aire acondicionado.

La intensa humareda ha hecho necesario desalojar a todas las personas de la primera planta, que es la de Consultas Externas; de la segunda, en la que está la Unidad Coronaria, y de las tercera y cuarta, destinadas a hospitalización, a excepción de la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI), que no se ha visto afectada.

Los evacuados de menor gravedad, más de un centenar, han sido trasladados a otras zonas del edificio libres de humo y a un hospital de campaña habilitado de urgencia en una de las terrazas del centro, donde los pacientes han permanecido hasta bien entrada la tarde, una vez que las habitaciones se han ventilado y ha sido posible regresar a ellas sin riesgo alguno.

El doctor Joaquim Julià, del área de curas paliativas, ha reconocido que durante la evacuación de los enfermos se han vivido "momentos de mucha angustia", ya que las escaleras de emergencia han quedado impracticables por el humo y los pacientes, muchos de ellos sin poder valerse por sí mismos y con sueros y oxígeno, han tenido que ser trasladados hasta la terraza del hospital a través de una escalera de caracol de sólo unos 75 centímetros de ancho.

Los enfermos han podido regresar paulatinamente al interior del hospital, aunque muchos han sido ubicados en pasillos o han tenido que compartir habitación, ante la falta de espacio disponible.

Por su parte, otras 43 personas en estado crítico han sido evacuadas a los hospitales Valle de Hebrón y Espíritu Santo de Barcelona, así como diez menores que se encontraban ingresados en el área de pediatría.

Está previsto que mañana sean trasladadas a otros hospitales doce personas que requieren seguir tratamiento de hemodiálisis, mientras que unos cuarenta enfermos que han resultado afectados por el incendio han sido dados de alta hoy mismo.

En total, pues, el humo que ha generado este incendio ha afectado a más de 200 personas, un centenar más de la cifra inicial que había facilitado el departamento de Salud.

El desalojo se ha tenido que efectuar con la ayuda de varios grupos electrógenos, ya que el suministro de electricidad ha permanecido cortado durante más de siete horas, al igual que el de gas y el teléfono.

Este suceso, que ha obligado a anular todas las intervenciones quirúrgicas y consultas externas previstas para hoy y mañana, ha causado momentos de nerviosismo, tensión e indignación entre los usuarios y los familiares de los evacuados, que no han podido estar con sus enfermos en todo el día y se han quejado de falta de información.

Hasta el hospital se ha desplazado, poco después de conocer el suceso, el conseller de Interior, Joan Saura, quien ha anunciado la apertura de una investigación para conocer las causas de este incendio, que ha generado una gran alarma en el hospital, en el que en el momento del suceso había ingresadas unas quinientas personas.