Miércoles, 12 de Diciembre de 2007

La cultura y los políticos reconocen la valía e importancia histórica de Guinovart

EFE ·12/12/2007 - 13:08h

EFE - El ministro de Cultura, César Antonio Molina, pronuncia su discurso durante el acto de entrega de las Medallas de Oro al Mérito en las Bellas Artes de 2007, presidido por los Príncipes de Asturias, hoy en Toledo.

El mundo de la cultura y de la política ha reconocido la valía e importancia histórica de Josep Guinovart, fallecido hoy en Barcelona a los 80 años, al tiempo que han valorado su compromiso con la sociedad a lo largo de su dilatada trayectoria.

El crítico de arte y ex director del Museo Reina Sofía Juan Manuel Bonet ha dicho que a lo largo de toda su carrera, el artista fue receptivo al mundo rural, a la tierra, al arte popular, a la pintura de Picasso, a la poesía de Federico García Lorca o de Joan Salvat-Papasseit.

Bonet ha destacado el interés de su mirada sobre otras civilizaciones, como el mundo árabe o México y su uso del barro cocido, con el que construyó misteriosas instalaciones.

Guinovart, en palabras del ex responsable del Sofía, era "un primitivo" de la "segunda vanguardia", de la generación del cincuenta, un artista "de origen humilde, muy rudo, muy intuitivo, con notorios aciertos".

Su galerista madrileño desde hace 35 años, Antonio Machón, ha calificado al malogrado artista de "trabajador incansable", y prueba de ello, ha dicho, es la exposición que tenía pensado inaugurar el próximo 10 de enero y en la que incluye cerca de 30 nuevas obras.

El galerista barcelonés del fallecido Josep Guinovart, Joan Muga, que regenta la sala Joan Prats, ha asegurado que el pintor estuvo trabajando hasta anoche y temía que los médicos cuando le dieran el alta el próximo fin de semana le exigirían que atemperara su ritmo de trabajo.

A su vuelta de un viaje fuera de España, Muga pudo hablar por teléfono anoche con Guinovart: "Me dijo que se había recuperado bien del infarto que sufrió la pasada semana y se lamentaba de que los médicos le pedirían al salir del hospital que bajara un poco el ritmo".

De hecho, hasta ayer mismo estuvo firmando obra gráfica que había hecho recientemente y que tenía pendiente de supervisar.

El ministro de Cultura, César Antonio Molina, tras la muerte de Guinovart, ha confesado: "pierdo a un gran amigo al que conocí a través del poeta Ángel Crespo, y al que he tratado a lo largo de muchos años".

Molina ha subrayado que con su fallecimiento se va "uno de los grandes del arte español de la segunda mitad del siglo XX" y supone "una pérdida muy importante para el mundo de la cultura, como lo fue hace dos meses la de Pablo Palazuelo".

El ayuntamiento de la localidad leridana de Agramunt, donde se encuentra su fundación Espai Guinovart desde 1994, decretará mañana en un pleno extraordinario dos días de duelo oficial por la muerte del artista, que ya era hijo adoptivo de la localidad donde nació su madre.

A través de su delegado de Cultura, Jordi Martí, el consistorio barcelonés ha destacado el "marcado compromiso político y social" de la obra del artista y ha recordado las múltiples facetas artísticas de Guinovart como pintor, dibujante, grabador, cartelista, escultor, muralista, ilustrador de libros o decorador de escenografías.

El coordinador general de EUiA, Jordi Miralles, ha resaltado "su compromiso valiente con la izquierda, especialmente en una época tan dura como la posguerra franquista".