Archivo de Público
Miércoles, 12 de Diciembre de 2007

Esquerra da aire a Hereu

El alcalde, en minoría, salva los presupuestos gracias a un acuerdo con sus antiguos socios

FERRAN CASAS ·12/12/2007 - 20:39h

Jordi Hereu seguirá al frente del Ayuntamiento de Barcelona sin más sobresaltos de los previstos. Podrá aprobar los presupuestos en el plenario de la Casa Gran. El alcalde, que gobierna en minoría con los votos de PSC e ICV-EUiA, cerró un acuerdo con sus antiguos socios de Esquerra, en la oposición desde las últimas elecciones municipales.El acuerdo no presupone que el tripartito municipal se rehaga a medio plazo. El PSC es consciente de que deberá acabar la legislatura como la empezó, en minoría.

Hereu agradeció la "actitud responsable y positiva" de sus antiguos socios y la tildó de "buena noticia" para la ciudad. Mientras, Jordi Portabella, de Esquerra, agradeció la "buena recepción de las propuestas" después de días negociando.

Los republicanos quieren mostrarse como una "oposición útil" consiguiendo "desde fuera" más cosas de las que habrían obtenido formando parte del gobierno.

Hereu supera con el sí de Esquerra un importante round pero aún le quedan otros, como el Plan de Actuación Municipal 2008-2011. Un asunto que, según el primer edil barcelonés, se encuentra "en un proceso de maduración".

Consell de Cent del Planeta

El acuerdo con Esquerra para los presupuestos incluye siete medidas que tienen un valor más simbólico y político que económico pero que, ante todo, "deberían tener continuidad". La medida estrella es la creación de un Consell de Cent del Planeta, que reúna a diversas ciudades en la capital catalana cada dos años para tratar temas ambientales.

Hereu y Portabella también acordaron crear, con el histórico nombre de Consolats de Mar, delegaciones económicas de la ciudad en el extranjero o gastar más en infancia y adolescencia. Un punto nada badalí es el de la inmigración. Las partidas suben en un asunto que Esquerra usó como argumento para romper con Hereu, También se destinan más medios a la cultura catalana y a la protección de animales. Por último se rebaja un 50% el IBI a los propietarios que pongan su piso a disposición de la bolsa de alquiler juvenil.

Xavier Trias, portavoz de CiU, consideró el acuerdo "una oportunidad perdida".

ANÁLISIS

No es una legislatura, es un viacrucis político 

"¿Pero el tripartito débil no era el del lado montaña de la plaza Sant Jaume?" Eso se preguntaban los barceloneses, perplejos, a mediados de junio al comprobar que mientras en el gobierno Montilla todo era calma chicha, el veterano tripartito del cap i casal se rompía por una ERC que decía no a alargar con sus votos los 28 años ininterrumpidos de gestión del PSC en el consistorio. A partir de ahí, y con un reparto de escaños diabólico, la legislatura se convirtió lógicamente en un viacrucis para el alcalde, obligado a hacer equlibrios políticos además de gestionar.

La oposición no se lo ha montado mal. Ha introducido más elementos de control a la gestión gubernamental y propinado derrotas políticas a Hereu. En el primer plenario de la legislatura el PSC e ICV ya perdieron una votación sobre el trazado del AVE. Si cuando había una mayoría sólida -así ha sido durante tres décadas- los órdenes del día eran largos ahora se reducen a la mitad. Se intenta que sólo llegue a pleno lo que tiene garantías de prosperar y se buscan mecanismos para debatir menos asuntos.

Pero ni así. En el pleno del pasado viernes prosperó una moción del PP deplorando la permisividad de Hereu con los hooligans del Glasgow Rangers o una de ERC para ampliar el Parque Natural de Collserola.
Antes, en los consejos de administración de los entes y empresas municipales estaba sólo el gobierno. Ahora todos los grupos. Lo mismo en cuanto a la presidencia de los consejos de distrito. El PSC preside cuatro, CiU tres y PP, ICV y ERC uno por cabeza.

Quedan tres años de pasión (y política de la buena) en la Casa Gran.