Miércoles, 12 de Diciembre de 2007

Hombre y mujer, distintos por la espalda

La parte inferior de la columna vertebral de las mujeres es más flexible para facilitar el embarazo

DANIEL MEDIAVILLA ·12/12/2007 - 20:30h

John Gurche - Una ‘Australopitecus’ embarazada.

Caminar sobre dos piernas da muchas ventajas, pero es una faena para las mujeres embarazadas. A causa del peso del bebé, el centro de gravedad se desplaza muy por delante de las caderas, la mujer pierde estabilidad y caminar se vuelve complicado. Pero, por suerte, la evolución aprieta
pero no ahoga.

Un estudio que publica Nature, desarrollado por investigadores de las universidades estadounidenses de Harvard y Texas, muestra que la parte inferior de la columna vertebral de las mujeres evolucionó para ser más flexible y ofrecer un apoyo mayor que la de los hombres.

Mayor flexibilidad

Cuando una embarazada se inclina hacia atrás para descansar, reubica su centro de gravedad curvando la parte inferior de su columna. Los investigadores descubrieron que la curvatura se incrementó durante el embarazo hasta en un 60%. Esta flexibilidad es posible, en parte, porque las mujeres pueden curvar hasta tres de sus vértebras lumbares. Los hombres, en cambio, sólo tienen esa flexibilidad en dos de ellas. Además, las articulaciones de la columna femenina son más grandes y fuertes, mejorando su resistencia.

El estudio indica que estas diferencias en las lumbares pueden incluso capacitarles más a ellas para cargar al bebé en los brazos después de su nacimiento.

Cuando los ancestros de los humanos comenzaron a andar sobre sus patas traseras, empezaron a caminar también por una ruta evolutiva distinta de la de los simios y, al mismo tiempo, les complicaron los embarazos a sus mujeres. Tres vértebras les hicieron la carga más llevadera.