Miércoles, 12 de Diciembre de 2007

Un atentado mata a 40 iraquíes en un feudo chií

Tres coches bomba estallan con 15 minutos de diferencia en la ciudad de Amara

PÚBLICO.ES ·12/12/2007 - 20:20h

Tres coches bomba acabaron ayer con la vida de 40 personas en la ciudad iraquí de Amara, en el sur del país. En Amara, de mayoría chií, no están tan acostumbrados a los coches bomba como en otras partes de Irak. Es habitual que sean los grupos suníes y en otras partes de Irak, quienes cometan este tipo de ataques.

En Amara, los tres coches estallaron en la misma calle y con un margen de cinco minutos entre cada explosión. El primero lo hizo junto a un cine y el segundo en un mercado próximo con el objetivo de matar a los que se acercaran a ayudar a las víctimas de la primera bomba.

Amara, es la capital de la provincia de Maysan, cuyo control fue transferido el mes de abril de las tropas británicas a las autoridades iraquíes. Sin embargo, los expertos iraquíes creen que desde entonces, la provincia, rica en petróleo, está controlada de facto por milicias rivales. Sobre todo por el grupo Bader, brazo armado de la Asamblea Suprema para la Revolución Islámica en Irak, el principal partido chií del país, y por el Ejército del Mahdi, del clérigo chií Muqtada al Sader.

Acabar con una zona estable 

Karim Mahoon, un líder chií local confirmó ayer la detención de cinco sospechosos y el hallazgo de otros dos coches bomba que no llegaron a estallar. "Intentan acabar con la estabilidad y la seguridad de nuestra provincia porque es más segura que otras", dijo Mahoon señalando a los grupos de la insurgencia suní.

En los últimos meses están creciendo los enfrentamientos entre los grupos chiíes que luchan por controlar los recursos petrolíferos de las provincias del sur, en las que son mayoritarios.

La violencia en Irak ha descendido en cifras, pero sigue presente en muchas partes del país. La situación es muy complicada en Diyala, donde el Ejército de EEUU lanza operaciones continuas contra una insurgencia muy activa. La mayor presencia de tropas estadounidenses ha mejorado la situación en Bagdad mientras en Anbar, feudo suní, la colaboración de los clanes locales con EEUU para luchar contra Al Qaeda ha hecho descender el número de muertos.