Miércoles, 12 de Diciembre de 2007

El Gobierno sudanés y el principal partido del sur ponen fin a dos meses de crisis

EFE ·12/12/2007 - 19:10h

EFE - Nafie Alie Nafie, uno de los asesores del presidente sudanés, Omar Hasan Al Bachir, toma la palabra durante un acto. El Movimiento Popular para la Liberación de Sudán (MPLS), alcanzó un acuerdo con el Gobierno que pone fin a la crisis que se desató el pasado octubre.

El Movimiento Popular para la Liberación de Sudán (MPLS), que domina el sur del país, alcanzó hoy un acuerdo con el Gobierno que pone fin a la crisis que se desató el pasado octubre, cuando el MPLS retiró a sus ministros del Ejecutivo.

El MPLS y la Conferencia Nacional, dirigida por el presidente del país, Omar Hasan al Bachir, anunciaron hoy una iniciativa para la reconciliación nacional que incluye el traslado de la capital del país, Jartum, a Juba, capital del sur, durante tres meses al año.

El portavoz de la comisión mixta de ambos grupos políticos, Yaser Arman, subrayó en una rueda de prensa celebrada en Jartum que los ministros del MLS que abandonaron el Ejecutivo el pasado 11 de noviembre volverán a ejercer sus actividades una vez que juren nuevamente sus cargos.

Sin embargo, comentó que era necesario llevar a cabo algunos trámites administrativos, que no precisó, antes de que puedan volver a ocupar sus cargos y poner definitivamente fin a una crisis política que resucitó los fantasmas de la guerra civil.

El MPLS decidió abandonar el Ejecutivo por considerar que el presidente sudanés había vaciado de poderes la vicepresidencia del país, en manos de Silva Kir, líder del MLPS y porque había incumplido numerosos artículos del acuerdo de paz firmado en 2005, tras 22 años de guerra civil.

El portavoz de la comisión mixta explicó que la decisión de trasladar la capital, tema sobre el que no ofreció más detalles, forma parte del acuerdo alcanzado en una reunión que mantuvieron Silva Kir y Bachir para "restablecer la confianza entre el norte y el sur".

Según Arman, el Gobierno trasladará todas sus responsabilidades a la capital del sur para dirigir desde allí los asuntos del país.

El portavoz de ambos grupos dijo que a través de esta iniciativa se pretende fortalecer la democracia y la unidad del país y apoyar a las fuerzas políticas así como a las organizaciones civiles.

Precisó, además, que se formará una comisión preparatoria con la participación de todas las formaciones políticas para la celebración de una conferencia general.

Sobre la disputada región petrolera de Ebey, Arman aseguró se tomará una decisión definitiva antes de que termine el mes de diciembre.

Asimismo, declaró que las fuerzas militares que se habían desplegado tanto en el sur como en el norte de la frontera común comenzarán su repliegue que finalizará antes de fin de año.

El acuerdo también incluye la formación de unidades militares mixtas para vigilar las zonas petrolíferas.

Otra de las funciones de la comisión mixta será el estudio de los casos de todos los presos políticos.