Archivo de Público
Domingo, 15 de Noviembre de 2009

El Madrid necesitó una prórroga en Canarias para seguir invicto; Unicaja, Bizkaia y Murcia cierran la tabla

EFE ·15/11/2009 - 16:56h

EFE - El ala pivot del Gran Canaria Daniel Michael Kickert (i) intenta entrar a canasta ante el pivot del Real Madrid Lavrinovic (d), durante el partido de la séptima jornada de la liga regular de la ACB que ambos equipos disputaron en el Centro Insular de Deportes en Las Palmas de Gran Canaria.

Real Madrid y Barcelona comienzan a hacer bueno el pronóstico de que dominarían la ACB y sólo el Valencia les sigue el paso, de momento, aunque los madridistas necesitaron una prórroga para seguir siendo invictos en Las Palmas, mientras que el Barcelona comienza a dar miedo.

El Gran Canaria, que ya venció en la pista insular al Barcelona, prometió dar guerra al Real Madrid y lo cumplió, cediendo sólo en la prórroga.

El Barcelona, por su parte, arrasó al Caja Laboral por 28 puntos, 100-72, en una demostración de poderío que da auténtico pánico a sus rivales, en España y en Europa.

El Valencia de Neven Spahija es el único que todavía aguanta el paso de los dos clubes de fútbol, porque a la caída directa del Caja Laboral hay que unir la colateral del DKV Joventut, que perdió en Badalona ante el Suzuki Manresa en una de las sorpresas de la jornada.

El Unicaja sigue perdiendo en la ACB lo que gana en la Euroliga. El Xacobeo Blu:sens fue su verdugo en Santiago por 17 puntos, 83-66.

Quien parece reaccionar es el Estudiantes, que tras las cinco primeras jornadas perdiendo, ha encadenado dos victorias consecutivas que le hacen abandonar los puestos de descenso. Los colegiales ganaron por 80-61 a un AA Fuenlabrada que por las lesiones u otros motivos está fallando demasiado.

Los del sur de Madrid ganaron las cuatro primeras jornadas y ya llevan tres derrotas consecutivas y con un calendario que asusta. Otro equipo que no acaba de arrancar es el Bizkaia Bilbao Basket, que da aire a un Cajasol que comienza a adquirir velocidad de crucero.

El Granada dio la de cal al ganar en Pucela al Blancos de Rueda Valladolid, en un partido con más importancia, de cara al final de la temporada, de la que pueda parecer.

La paliza de la jornada se la llevó el Murcia, que perdió por 44 puntos de diferencia en Alicante ante el Meridiano, 113-69. Por si fuera poco castigo, el Murcia es el nuevo farolillo rojo.