Miércoles, 12 de Diciembre de 2007

El ejército del Líbano asegura que la muerte de Hajj no someterá al pueblo ni a las fuerzas armadas

EFE ·12/12/2007 - 08:29h

EFE - Vehículos en llamas en el lugar de la explosión de un coche bomba que causó la muerte hoy de un general del Ejército libanés en Baabda, cerca de Beirut.

El jefe del Ejército libanés y candidato a la Presidencia del país, Michel Sleiman, declaró que la muerte hoy en un atentado del director de Operaciones Militares, general Francois Hajj, no someterá ni a las fuerzas armadas ni al pueblo libanés.

En una rueda de prensa ofrecida tras visitar el lugar del atentado y a la familia del difunto, Sleiman agregó que "el martirio del general Hajj reforzará nuestra creencia y confianza en el futuro del Líbano y en su victoria".

El general Hajj murió hoy junto a un guardaespaldas por la explosión de un coche-bomba en el barrio de Baabda, al este de Beirut.

"A pesar de nuestra gran tristeza por la pérdida del general Hajj, su martirio va a consolidar nuestra fuerza y nuestra fe, así como nuestra voluntad y confianza en el futuro del Líbano", agregó.

Asimismo, señaló que "la sangre derramada por el general Hajj refuerza la fe de los oficiales y militares de la institución militar".

Sleiman instó también a los políticos a preservar la neutralidad de las Fuerzas Armadas y a mantenerlas alejadas de los conflictos.

El atentado contra el general Hajj ha sido condenado de modo unánime por todos los grupos libaneses, que se lanzan acusaciones cruzadas y veladas sobre la responsabilidad de lo ocurrido.

El primer ministro libanés, Fuad Siniora, que presidió hoy una reunión de seguridad, afirmó que "el mensaje nos ha llegado" y aseguró que el atentado de hoy tenía por objetivo "desmoralizar y atemorizar a la institución militar, que garantiza la seguridad del país".

"El complot contra el Líbano es muy grande, pero la respuesta es clara: aún más unidad nacional", dijo Siniora antes de añadir que los libaneses no se inclinarán ante el terrorismo porque aman la libertad y la democracia.