Miércoles, 12 de Diciembre de 2007

El Parlamento suizo veta al racista Blocher

A pesar de que obtuvo el 28,9% de los votos en las elecciones del 21 de octubre

PÚBLICO.ES ·12/12/2007 - 19:27h

La izquierda lo celebra.

Entre los dudosos méritos de los que puede jactarse el partido xenófobo suizo Unión Democrática de Centro (UDC) está el de haber colgado en su página web un vídeojuego en el que su mascota, la cabra Zottel, se dedicaba a echar del país a coces a unas cándidas ovejitas negras que representan a los emigrantes que llegan a Suiza.

Ahora, el líder de esta formación política, Chistoph Blocher, corre el riesgo de quedarse fuera del Gobierno a pesar de que el 28,9% de los votos que obtuvo en las elecciones del 21 de octubre deberían garantizarle en principio un puesto en el Ejecutivo.

Esto es así en virtud de un particular sistema político que asegura a todos los partidos mayoritarios estar representados en el Ejecutivo. En las elecciones suizas no hay ganador sino ganadores.

El organo ejecutivo helvético está formado por siete ministros que se eligen entre los partidos más votados.

Según este sistema, la UDC tiene derecho a dos carteras. Blocher ocupa uno de estos puestos desde 2003 y, en estos cuatro años, ha presentado muchas iniciativas casi siempre polémicas por su carácter racista y xenófobo.

Durante la votación de ayer, en la que participaron los 246 diputados de las dos cámaras, los legisladores reeligieron a los ministros de la anterior legislatura, con excepción de Blocher.

En su lugar, votaron a favor de otra diputada de la UDC, Eveline Widmer-Schlumpf, mucho más moderada que su líder.

Esta elección pone en un compromiso a esta diputada, que ha pedido 24 horas para decidir si acepta el cargo. La cúpula de la UDC había anunciado previamente que si sus dos ministros no eran reelegidos pasaría a la oposición, lo que rompería el tradicional consenso del Gobierno helvético.

Noticias Relacionadas