Miércoles, 12 de Diciembre de 2007

Los líderes crearán un "grupo de reflexión" que estudie el futuro camino de la UE

EFE ·12/12/2007 - 19:28h

EFE - En la imagen, el presidente ruso Vladimir Putin, el primer ministro finlandés Matti Vanhanen, y el presidente de la Comisión Europea José Manuel Barroso.

Los líderes de la UE crearán en la cumbre del próximo viernes un "grupo de reflexión" sobre el futuro de Europa, con un mandato que no menciona de forma explícita la cuestión de las fronteras externas y excluye los asuntos institucionales.

Su misión será "determinar las cuestiones y las evoluciones fundamentales" de la UE en el horizonte 2020-30 y "analizar de qué modo se les puede hacer frente, según señala el texto de conclusiones de la cumbre preparado por la presidencia portuguesa.

El grupo, que abordará cuestiones como el desarrollo sostenible o inmigración, deberá presentar un informe no vinculante en junio de 2010, coincidiendo con el final de la próxima presidencia española de la Unión.

La idea que subyace detrás de su creación es la de que, una vez que la reforma de las instituciones de la UE quede cerrada mañana con la firma del Tratado de Lisboa, ahora hace falta pensar en qué se quiere hacer con esas nuevas herramientas para el futuro.

Se trata de una exigencia del presidente francés, Nicolas Sarkozy, para poder seguir con las negociaciones de adhesión con Turquía, un país que según el Gobierno de París no debería llegar a ingresar en la Unión sino contentarse con una asociación privilegiada.

Francia quería que una de las tareas del grupo fuera debatir las futuras fronteras de la Unión, pero aunque el texto que tiene previsto aprobar la cumbre no menciona específicamente ese punto, sí abre un marco suficientemente amplio como para abarcar esa posibilidad.

En concreto, el texto señala que, en su trabajo, el grupo deberá tener en cuenta los "las evoluciones probables dentro y fuera de Europa" y lo que sea "más favorable para la estabilidad y la prosperidad tanto de la Unión como del conjunto de la región".

Para otras fuentes, el mandato está bastante "aguado" pues la cuestión de las fronteras no es explícita y tampoco tratará asuntos de presupuesto o ampliación.

Cuestiones como el modelo económico y social europeo, desarrollo sostenible, seguridad mundial, migraciones, energía, terrorismo o la protección del clima figurarán también en el trabajo del grupo, así como la forma en que la UE pueda responder mejor a las expectativas y necesidades de los ciudadanos.

Sin embargo, hay un acuerdo unánime en que el "grupo de reflexión" no podrá entrar en cuestiones de índole institucional, que la UE considera cerradas con la firma, mañana, del Tratado de Lisboa.

La cumbre del viernes aprobará la creación del grupo y muy posiblemente la presidencia y una vicepresidencia, pero no se considera probable que se acuerde la composición completa.

El ex presidente del Gobierno español, Felipe González, es una de las figuras más citadas para encabezar el grupo, junto con la ex presidenta de Letonia, Vaira Vike-Freiberga.

Sobre la presidencia, algunas fuentes diplomáticas apuntan a que entre ciertos países comunitarios ha habido voces a favor de un "cambio generacional", lo que tal vez podría perjudicar a Freiberga (70 años) o González (65).

También se ha pedido que en el grupo haya miembros con "sensibilidad empresarial o industrial", por lo que resulta probable que entre los miembros (de 8 a 10) haya algún importante empresario, indicó otro responsable comunitario.

En los pasillos europeos se menciona al finlandés Jorna Ollila, presidente de Nokia, el primer fabricante mundial de teléfonos móviles.