Miércoles, 12 de Diciembre de 2007

Hasta diez meses de cárcel por una supuesta boda gay en Marruecos

Un vídeo sobre el enlace homosexual era más bien una parodia de este tipo de ceremonia. La broma les ha valido a sus autores condenas de entre 4 y 10 meses de cárcel.

PÚBLICO.ES ·12/12/2007 - 17:49h

En Marruecos, la homosexualidad sigue estando penada por la ley, sobre todo cuando se meten por medio grupos islamistas radicales. Esto ha sucedido en Alcazarquivir, una localidad del norte del país, donde un vídeo colgado en internet en el que sus protagonistas parodiaban una boda gay generó un escándalo mayúsculo en los medios integristas.

El resultado es que los protagonistas del vídeo, de los que algunos son supuestamente homosexuales, fueron detenidos y juzgados por "perversión". Uno de los contrayentes en la boda y principal acusado en esta causa, Fuad Fritit, fue considerado además culpable de comercio ilegal de alcohol. Una actividad que, según muchos lugareños de Alcazarquivir, ejercía desde hace años sin ser inquietado.

Fritit fue condenado el lunes a diez meses de prisión firme y a una multa por el equivalente de noventa euros, mientras que los otro cinco acusados pasarán todos entre cuatro y diez meses en la cárcel.

En su alegato final, los abogados de la defensa denunciaron varios vicios de forma en la inculpación, así como la inexistencia de delito flagrante, que normalmente se considera imprescindible en Marruecos para condenar a un acusado de haber incurrido en prácticas sexuales consideradas ilegales por la legislación de ese país.

Estos letrados pertenecen a asociaciones de derechos humanos de Rabat, que asumieron la defensa de los seis acusados dado que ningún abogado de Alcazarquivir había aceptado representarles.

Dudas sobre el vídeo 

Sobre este caso planean serias dudas y no pocas voces han acusado a los grupos islamistas- mayoritarios en la alcaldía de Alcazarquivir-de instrumentalizar y manipular una simple fiesta privada para linchar a los homosexuales marroquíes.

El Observatorio Marroquí de las Libertades Públicas consideró en un informe divulgado el lunes que la supuesta boda homosexual no fue más que un rumor utilizado por los islamistas en su provecho.

El documento subrayó que la ceremonia  fue sólo una fiesta "que se celebra anualmente desde los años setenta" y que fue organizada los pasados 18 y 19 de noviembre, "sin ninguna reacción por parte de la población".

En el vídeo que circuló por páginas web, listas de correos y usuarios privados en Marruecos, no se aprecia en ningún momento una ceremonia nupcial, sino una fiesta en la que participan hombres y mujeres, y en la que algunos de los varones visten ropas femeninas.

Este tipo de disfraz no es inusual ni particularmente mal visto en Marruecos cuando se trata de una fiesta o incluso de representaciones públicas destinadas a los turistas, como las de los grupos teatrales de la plaza Jemaa El Fnaa de Marraquech, en los que se ve a hombres ataviados como los que aparecían en el vídeo.

Los acusados y ahora condenados sufrieron amenazas e incluso agresiones físicas por parte de los islamistas de Alcazarquivir, que organizaron manifestaciones multitudinarias para condenar la supuesta boda gay.

El principal acusado, Fouad Fritit, fue detenido precisamente cuando acudió a la policía para pedir protección ante las amenazas de las que era objeto.

Hace unos años, un estudiante de la Universidad de Fez que osó hacer pública su homosexualidad, fue también agredido por los islamistas, que le expulsaron del campus y le prohibieron volver a la residencia en la que vivía. 

Noticias Relacionadas