Miércoles, 12 de Diciembre de 2007

El Príncipe agradece a los artistas distinguidos con las Medallas de Oro su aportación para la convivencia

EFE ·12/12/2007 - 15:38h

EFE - El Príncipe de Asturias entrega la Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes de 2007 a la bailaora Matilde Corrales, durante un acto celebrado hoy en Toledo.

El Príncipe de Asturias ha agradecido hoy a los artistas distinguidos con las Medallas de Oro de las Bellas Artes su contribución al enriquecimiento del patrimonio cultural y al reforzamiento de los vínculos como sociedad, "ambos de gran importancia para nuestra convivencia en democracia y libertad".

Don Felipe, acompañado de la Princesa de Asturias, ha entregado en la Catedral de Toledo las Medallas de Oro del año 2006 concedidas, entre otros, a la artista Ana Belén, al torero Enrique Ponce y al cineasta italiano Bernardo Bertolucci.

Uno de los momentos más emotivos y aplaudidos del acto se produjo cuando Don Felipe se acercó hasta el director de "Novecento" y "El último emperador" para entregarle la distinción dadas las dificultades del artista para caminar.

También recogieron sus distinciones el restaurador catalán Ferrán Adriá, la pintora valenciana Soledad Sevilla, el historiador de arte Tomás Llorens Serra, el pintor y arquitecto santanderino Juan Navarro Baldeweg, la cantante y actriz Nati Mistral, la trapecista gaditana Miss Mara y el cantaor Antonio Fernández "Fosforito".

El periodista taurino Manuel Molés, la coleccionista de arte Pilar Citoler, la duquesa de Medina Sidonia, Luisa Isabel Álvarez de Toledo; la bordadora Ángeles Espinar, la arqueóloga y restauradora Concha Cirujano y la bailaora Matilde Corrales fueron asimismo condecorados.

La Feria Internacional de Arte Contemporáneo (ARCO), el grupo de rock Medina Azahara, el programa de televisión "Versión Española" de TVE, cuya medalla recogió su presentadora Cayetana Guillén Cuervo; el Cercle Artistic de Ciutadella de Menorca y la Feria Internacional del Libro (LIBER) también fueron merecedores de las Medallas de Oro de las Bellas Artes que otorga cada año el Rey, a propuesta del Gobierno, para distinguir a los que destacan por su actividad creativa o por promover la cultura.

El cantautor valenciano Paco Ibañez no asistió a esta ceremonia ya que suele declinar recoger este tipo de distinciones, unas medallas que también le han sido otorgadas al coreógrafo francés Maurice Béjart y al presidente de Real Patronato del Museo del Prado, Rodrigo Uría, ambos recientemente fallecidos.

Todos los galardonados, dijo el Príncipe, "han sabido volcarse en las Bellas Artes como uno de los más nobles cauces de expresión del alma humana" y que, "con su labor apasionada y permanente, han aportado el don de la creatividad y del talento personal, combinando belleza e imaginación", una contribución que "nos enaltece como nación".

Don Felipe trasmitió la felicitación de los Reyes, que siempre han presidido este acto y que hoy no asistieron al coincidir con el encuentro que Don Juan Carlos celebra en París con el presidente francés Nicolás Sarkozy.

En nombre de los premiados intervino la cantante y actriz, Ana Belén, quien se ha referido a las Bellas Artes como "profesiones de una fragilidad extrema sometidas al vaivén de los vientos" y ha advertido de que "no hay nada más peligroso para el artista que el aplauso", del cual, dijo, "no podemos prescindir".

"Desde fuera brillan las lentejuelas, pero nuestro futuro está escrito en una barra de hielo", ha afirmado Ana Belén, quien ha destacado también que a los artistas "nos mueven los sentimientos y nos cuesta encontrar el rumbo".

Parafraseando a la poeta Isabel Pérez Montalbán, la cantante ha dicho: "prefiero no dormir para tener los ojos abiertos" y, a riesgo de recibir alguna condena, "prefiero acusar a los poderosos, a los pasivos sociales, a los dictadores, a los falsos demócratas, a quienes malgastan el amor o lo destruyen y aceptar mi compromiso".

El ministro de Cultura, César Antonio Molina, ha indicado que la presencia de los Príncipes "demuestra el firme compromiso que la Corona asume siempre ante la creación artística, la protección del patrimonio y la divulgación de la cultura".

De los veinticuatro premiados, Molina elogió su "esfuerzo, voluntad de superación, espíritu de trabajo y profesionalidad" y aseguró que "todos y cada uno de ellos han llevado a cabo una aportación singular a favor de la cultura con mayúscula".