Miércoles, 12 de Diciembre de 2007

El Teatro de la Zarzuela celebra las Navidades con "La Bruja" de Chapí

EFE ·12/12/2007 - 17:13h

EFE - Ruperto Chapí (i), el director musical de "La Bruja" que se representará en el Teatro de la Zarzuela en un montaje protagonizado por Nancy Fabila (d), entre otros.

El Teatro de la Zarzuela estrena la obra "La Bruja", de Ruperto Chapí, un montaje familiar con el que el coliseo madrileño celebra las fiestas navideñas y que se representará desde el viernes hasta el 20 de enero, con dirección musical de Miguel Roa.

"La Bruja", una obra que se estrenó en el propio Teatro de la Zarzuela en 1887 con libro de Miguel Ramos Carrión y Vital Aza, llega de nuevo a la Zarzuela con Luis Olmos como director de escena, quien explicó que "es un espectáculo magnífico para todos los públicos, abiertamente fantástico e inmerso en un mundo de ensueño".

En una conferencia de prensa organizada para presentar el estreno, Luis Olmos quiso destacar que "'La Bruja' es una obra magnífica", que comporta "exigencias vocales y orquestales extraordinarias". "Es una obra -agregó- que siempre ha sido difícil interpretar".

En este sentido, la mezzosoprano Nancy Fabila Herrera, que interpreta a "La Bruja", dijo que "la obra es un reto vocal por la dificultad de pasar de la parte hablada a la cantada. "Obliga a los cantantes a movernos más en la parte actoral, algo que normalmente nos da bastante miedo", matizó.

"A pesar de ser efectivamente una obra contada en clave de cuento de niños, creo que el mensaje es el poder alquímico de transformación" que tiene el amor, añadió la mezzosoprano.

El director musical Miguel Roa comentó, por su parte, que "Chapí es una de las figuras más emblemáticas de la lírica española, que consiguió hacer obras modélicas como 'La Revoltosa' o 'El milagro de la virgen'. 'La Bruja' ha sido siempre minusvalorada, pero personalmente tengo predilección por ella".

Sobre "La Bruja", Roa también declaró que "es una obra bien construida, contada como un cuento para niños, porque el teatro es un arte de engaño, lo que hace de cada función algo irrepetible". Roa también coincidió con el resto del equipo artístico en que este espectáculo es "terrorífico para los cantantes".

"Una de las dificultades más importantes para mí ha sido unir los parlamentos hablados y los cantados", reconoció.

Miguel Roa hizo también un repaso por la historia del teatro lírico en España y comentó que "el gran enemigo del teatro lírico mundial siempre ha sido la prisa por estrenar", lo que atribuyó en parte a "la necesidad de los artistas de cobrar".

"Leonardo es un rol de gran dificultad, llenísimo de matices, un personaje que pasa por todos los estados posibles", explicó el tenor José Bros al abordar su personaje en "La Bruja".