Miércoles, 12 de Diciembre de 2007

La Fundación Puigvert desarrolla un marcador que detecta el cáncer de vejiga en la orina

EFE ·12/12/2007 - 16:19h

EFE - La Fundación Puigvert presentó hoy en Barcelona un nuevo método para detectar el cáncer vesical.

La Fundación Puigvert ha presentado hoy un marcador genético para detectar de forma precoz el cáncer de vejiga urinaria a partir de la orina, lo que facilita la detección respecto a los procedimientos diagnósticos que se utilizan actualmente.

El director del proyecto que se ha desarrollado en colaboración con el hospital Clinic, Antonio Alcaráz ha señalado a EFE que el nuevo marcador revela la expresión genética de catorce genes específicos que están implicados en este tipo de cáncer, y permite detectar la enfermedad en función de cómo reaccionan.

Con el perfil genético de estos catorce genes se ha creado, además, un programa informático que, partiendo de los resultados de los niveles de expresión para cada gen, permite hacer una predicción diagnóstica.

Para desarrollar este nuevo marcador se ha trabajado durante cuatro años en colaboración con la empresa Fina Biotech, que es la que ha financiado totalmente la investigación y la que explotará la patente del nuevo producto.

Los estudios sobre la viabilidad de este nuevo método diagnóstico se han hecho en 600 pacientes de la Fundación Puigvert, y se ha visto que el marcador es capaz de diagnosticar el 95% de los cánceres de vejiga con un simple análisis de orina, y que los casos que no se han podido diagnosticar, tenían todos un buen pronóstico, según ha señalado este experto.

El doctor Alcaraz ha explicado que, a partir de enero de 2008, se pondrá en marcha un estudio de validación internacional en el que participarán además de la Fundación Puigvert y el Clínic, hospitales de Austria y Holanda, para confirmar que los resultados se mantienen en grupos de pacientes distintos al que ha desarrollado el marcador.

Si los resultados se confirman, dentro de un año está previsto lanzar al mercado el marcador, ya que además de reducir las pruebas invasivas para el diagnóstico, facilitaría, con un simple análisis de orina, la detección de esta dolencia en poblaciones de riesgo del cáncer de vejiga.

El director del proyecto ha remarcado que buena parte de la población candidata a utilizar este nuevo método diagnóstico son las personas que ya han tenido un cáncer de vejiga, ya que todas ellas deben seguir unos controles para detectar si hay recurrencia, una situación que se da en el 50% de los afectados.

También las personas con hematuria, orina en sangre, sospechosas de tener cáncer de vejiga, y los varones mayores de 50 años y fumadores, especialmente de las áreas urbanas, que son los que tienen más riesgo de contraer la enfermedad, son claros candidatos para someterse a la prueba.

En España se descubren al año unos 15.000 casos de cáncer de vejiga, 4.000 de ellos en Cataluña, y el 30% de ellos fallecen como consecuencia del tumor dentro de los cinco años del diagnóstico.

El cáncer de vejiga es el segundo tumor más frecuente del tracto genito-urinario, después del cáncer de próstata. Afecta más al sexo masculino ya que por cada cuatro casos que se dan en hombres, hay uno en mujeres.

Actualmente, el diagnóstico de este tipo de tumor se basa en la combinación de la citología urinaria, una técnica poco sensible, y en la observación directa de la vejiga mediante la técnica de cistoscopia.