Archivo de Público
Jueves, 12 de Noviembre de 2009

Estudio alerta contra el uso de antipsicóticos para la demencia

Reuters ·12/11/2009 - 16:37h

Por Kate Kelland

Más de 140.000 pacientes británicos reciben fármacos antipsicóticos innecesariamente y el exceso de prescripción de estas medicinas está vinculado con 1.800 muertes adicionales de ancianos cada año, indicó el jueves un informe.

La revisión, respaldada por el Gobierno, mostró que sólo alrededor de 36.000 de los 180.000 pacientes con demencia que reciben antipsicóticos obtenían algún beneficio de ellos. Este hallazgo podría afectar la práctica clínica de la demencia alrededor del mundo.

"Los antipsicóticos son usados con demasiada frecuencia en la demencia", dijo a través de un comunicado Sube Banerjee, autor del reporte y profesor de salud mental y envejecimiento del Instituto de Psiquiatría del King's College de Londres.

El experto manifestó que el uso de medicamentos antipsicóticos para la demencia debería reducirse a un tercio de los actuales niveles en Gran Bretaña y expresó que su estudio "tendría liderazgo internacional en esta área clínica compleja".

La entidad Alzheimer's Disease International predijo en septiembre que más de 35 millones de personas de todo el mundo padecerán demencia en el 2010. Esa cifra se espera que casi se duplique cada 20 años, hasta llegar a 66 millones en el 2030 y a más de 115 millones en el 2050.

Los antipsicóticos incluyen tratamientos genéricos como la tioridazina, clorpromazina, haloperidol, trifluorperazina y medicamentos de marca como Risperdal de Johnson & Johnson, Zyprexa de Eli Lilly and Co y Seroquel de AstraZeneca, que se encuentran entre los más vendidos del mundo.

Estos fármacos cada vez se usan más para tratar los cambios de personalidad y la agresión que suele asociarse con la demencia, una condición cerebral incurable que empeora con el tiempo y cuya forma más común es la enfermedad de Alzheimer.

Se prevé que los costos de la enfermedad se disparen en las próximas décadas.

Los expertos suelen hacer mención de un estudio del 2005 del Instituto Karolinska que calculó que la demencia cuesta a las economías globales 315.000 millones de dólares anuales, 227.000 millones en los países ricos y 88.000 millones en los de bajos y medianos ingresos.

Neil Hunt, presidente ejecutivo de la Sociedad Británica del Alzheimer, dijo que el informe respalda su perspectiva de que los antipsicóticos "deberían usarse únicamente como último recurso".

"La escandalosa sobreprescripción de fármacos antipsicóticos conduce a unas 1.800 muertes por año. Debe terminar", señaló Hunt.

Científicos británicos publicaron en enero un estudio que muestra que las medicinas antipsicóticas prescriptas para tratar la agresión en pacientes mayores con Alzheimer aumentarían significativamente el riesgo de muerte prematura.