Miércoles, 12 de Diciembre de 2007

La ONU pide un futuro más verde mientras países ricos y pobres buscan convergencias

EFE ·12/12/2007 - 10:56h

EFE - El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon (c), se retira de una reunión ayer en Nusa Dua, Bali (Indonesia).

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, apostó hoy por un futuro de "economías verdes" y desarrollo sostenible contra el cambio climático, mientras Estados Unidos rechazaba fijar cuotas, la Unión Europea ofrecía recortes y China y la India traspasaban la responsabilidad a Occidente.

Al inaugurar la reunión de ministros de Medio Ambiente de la Conferencia de la ONU sobre el Cambio Climático en la isla de Bali, Ban indicó que el problema es "tanto un reto como una oportunidad" y señaló que "si somos creativos, podremos mitigar sus efectos".

Afirmó que la lucha contra el cambio climático no es incompatible con el crecimiento económico, en particular el de las naciones en vías de desarrollo las que, según dijo, más padecen los efectos del calentamiento global, y opinó que no se debería "distinguir el origen de las emisiones".

El jefe del organismo mundial manifestó que los países más ricos tienen la "obligación ética" de corregir esa "injusticia" y les emplazó a liderar los esfuerzos para revertir la actual situación y dar incentivos para que sus hermanos menos favorecidos puedan combatir el problema sin frenar su crecimiento económico.

Ban estuvo acompañado por el nuevo primer ministro australiano, el laborista Kevin Rudd, quien la semana pasada ratificó el Protocolo de Kioto y hoy anunció que su país, pese a ser uno de los mayores productores mundiales de carbón, reducirá en un 60 por ciento para 2050 sus emisiones contaminantes sobre los niveles de 2000, entre otras medidas para combatir el cambio climático.

En el turno de comparecencias, los delegados de Estados Unidos, China, la India y la Unión Europea (UE) se ratificaron en las mismas posturas que hasta ahora han defendido en la Conferencia de Bali, que arrancó el pasado día 3 y que se clausurará el viernes próximo.

Pekín y Nueva Delhi aseguraron que la lucha contra el cambio debe ser liderada por los países industrializados, los más responsables, a su juicio, del problema que sufren en mayor medida las naciones en vías de desarrollo.

Los países emergentes "son inocentes en sus responsabilidades en relación al cambio climático, pero son los más vulnerables a su impacto", indicó el vicepresidente de la Comisión Nacional de Reforma y Desarrollo (máximo organismo planificador en China), Xie Zhenhua.

El ministro de Ciencia y Tecnología indio, Kapil Sibal, afirmó que las economías más pujantes deben ser las que tengan mayores compromisos de reducción de sus niveles de dióxido de carbono.

China y la India integran, junto a Brasil, México y Sudáfrica, el llamado G5 de líderes de las naciones emergentes.

El comisario europeo de Medio Ambiente, Stavros Dimas, estimó que las naciones emergentes también deben comprometerse a reducir sus emisiones contaminantes si se quiere lograr el objetivo de que las temperaturas no aumenten en 2012 por encima de los dos grados centígrados.

"No podemos ganar la batalla sin la ayuda de las naciones en vías de desarrollo, particularmente las más avanzadas", dijo el comisario europeo de Medio Ambiente, Stavros Dimas, en clara alusión a China y la India, grandes consumidoras de combustibles fósiles.

Dimas señaló la UE está dispuesta a comprometerse a reducir sus niveles de emisiones de gases en un 30 por ciento para 2020, respecto a los niveles de 1990, si los demás aceptan un esfuerzo igual, y calificó la oferta de "tecnológicamente viable y económicamente eficiente"

EEUU, ya solo fuera de Kioto sin su otrora socio australiano, volvió a eludir compromisos puntuales, pero aceptó considerar un pacto "flexible" que contenga "un objetivo global de reducción de emisiones y planes nacionales que marquen objetivos a medio plazo".

"Un acuerdo post-2012 tiene que ser efectivo sobre el medioambiente y económicamente sostenible. Además tiene que ser flexible", apuntó la subsecretaria norteamericana de Estado para la Democracia y los Asuntos Globales, Paula Dobriansky, jefa la delegación estadounidense en Bali.